Ayúdanos a Compartir

Resumen

La variabilidad de características dentales, su descripción, localización anatómica, delimitación y evolución, son consideradas elementos de unicidad que, en conjunto, conforman “el perfil de individualización odontológico” altamente específico; esto, ha posicionado a la odontología forense como área prioritaria en identificación humana. El presente artículo refiere, primeramente, al fundamento teórico y relevancia de las características dentales; así como, las formas de registrarlas en expedientes odontológicos bajo normas legales y que, de ser necesario, se efectúen las confrontas pertinentes. En segundo lugar, se alude a la falta de concatenación entre la teoría y la práctica, ya que la carencia de estándares y rigor científico han dificultado colaborar en las más de 38 mil identificaciones de personas pendientes en México. Es una visión dicotómica de contrastes evidentes de la odontología en el contexto forense.

Palabras clave: características dentales, unicidad, perfil de individualización odontológico, identificación.

Abstract

The variability of dental characteristics, their description, anatomical location, delimitation and evolution, are considered elements of uniqueness that together make up the highly specific “dental individualization profile”; the forensic odontology has positioned as a priority area in human identification. This article refers, firstly, to the theoretical foundation and relevance of dental characteristics, the ways to register them in dental records under legal regulations. Second, it refers to the lack of link between theory and practice since the lack of standards and scientific rigor have made it difficult to collaborate in the more than thirty-eight thousand pending identifications of people in Mexico

Keywords: dental characteristics, uniqueness, dental individualization profile, identification.

La teoría

Las características dentales son derivadas de una red de interacciones multifactoriales de sistemas complejos genotipo-fenotipo y ambiente, a esas variaciones, regulaciones o modificaciones en los diferentes niveles de organización se le conoce como modularidad (1). El desafío biológico sobre la comprensión y entendimiento de todos esos caracteres unificados; deja de lado el enfoque determinista que categoriza a las características en genéticas y adquiridas. Esos dos conceptos son aún tradicionalmente utilizados en contextos odontológicos, simplificando y entendiendo como características genéticas a las determinadas por la expresión de un gen en la etapa embrionaria; y las adquiridas, como los cambios voluntarios o involuntarios en los órganos dentales que se van teniendo ante diversas condiciones (2). No obstante, en este escrito nos referimos a todas las características que inician desde el desarrollo, durante el crecimiento y hasta el envejecimiento, como una modulación constante del fenotipo dental.

Las características dentales permiten reconocer a una persona, esto ha sido una práctica empírica e históricamente documentada (3). La pluralidad de conocimientos básicos, permiten fundamentar y explicar el por qué de este principio, así como la relación entre otros factores de importancia forense como la anatomía-función y estructura-preservación (4 – 6). La incorporación de aspectos técnicos-científicos se evidencian en acontecimientos como la catástrofe del Bazar de la Caridad, ocurrida el 4 de mayo de 1897 en París, siendo este un antecedente que destacó metodológicamente dos acciones: una fue que se reafirmó lo crucial de las características dentales; y la otra es que se mostró la importancia de contar con los registros gráficos o escritos de éstas para llevar a cabo la identificación de personas (3).

Entonces, el proceso de identificación humana a partir de características dentales se puede resumir teóricamente en pasos: 1) reconocimiento de las características dentales y perfil de individualización odontológico; 2) registro: descripción y resguardo; 3) confronta.

1. Reconocimiento de las características dentales y perfil de individualización odontológico

a) Reconocimiento de las características dentales. Son rasgos particulares que capturan nuestra atención y que permiten asociarlas a una persona para describirla, reconocerla, compararla o identificarla. En ese sentido, hay una amplia variabilidad de factores que pueden modificar el fenotipo dental, esto desde la etapa embrionaria en la odontogénesis (proceso de formación del diente), en la cual se determina: el número de dientes, tamaño, forma, posición y estructura de los diferentes tejidos (esmalte, dentina, cemento y pulpa dental), ya sea en condiciones normales o con anomalías (ver glosario) (5, 7). Otras condiciones se van adquiriendo al paso del tiempo, ya sea por decisión propia o involuntarias, tales como: ausencias dentales, patologías o traumatismos, tratamientos odontológicos de todas las especialidades, hábitos o modificaciones socioculturales (ver glosario), entre otras (8).

Sin duda, habrá diferentes individuos que presenten la misma característica, por ejemplo: la caries dental que, según el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Patologías Bucales de México reportó en 2019, la prevalencia es del 93.3% en la población examinada en instituciones de la Secretaría de Salud. Sin embargo, las diferencias entre individuos están dadas por la localización del proceso cariogénico; es decir, en cuál o cuáles de los 52 dientes (20 de la dentición decidua o 32 en caso de la dentición permanente) se encuentra la enfermedad. Sumando la delimitación anatómica, es decir si está en la porción coronal o radicular y sobre cuál o en cuántas de las cinco caras: vestibular, mesial, distal, oclusal o incisal (si es anterior o posterior) y lingual o palatina (dependiendo si es superior o inferior); así como los tercios de cada una de las caras.  Finalmente, si involucra uno o varios tejidos como son: esmalte, dentina, cemento, cámara pulpar o conductos radiculares. Por lo anterior, las características dentales son características de unicidad incluso en sus formas más simples (9).

b) Perfil de individualización odontológico. Es la conjunción entre el tipo de característica y la delimitación anatómica, así para todas y cada una de las características dentales presentes en una persona; de tal modo, dada la variación de condiciones, disminuye la posibilidad de encontrar a dos individuos con las mismas combinaciones. Keiser-Nielsen ha sido uno de los autores que aplicó las bases matemáticas y estadísticas para demostrarlo. El planteamiento de encontrar en dos personas la misma combinación de cuatro ausencias dentales o cuatro dientes restaurados (incluso sin especificar en qué cara del diente), obteniendo como resultado que la probabilidad es de 1 en más de 700 millones, exactamente 1 en 736, 281,000 (10). Por lo anterior, el perfil de individualización odontológico es altamente específico; este no debe confundirse con la supuesta especificidad de huellas de mordida que ha mostrado amplios sesgos metodológicos y sigue siendo un debate abierto (11, 12).

2. Registro: descripción y resguardo

Siguiendo la secuencia del modelo planteado, resulta imprescindible abundar sobre los métodos para recabar la información de las características dentales, desde las descripciones escritas o gráficas hasta la generación y el resguardo. Los registros pueden ser imagenológicos en dos dimensiones (2D) como fotografías y radiografías, en tres dimensiones (3D) como los moldes de yeso y tomografías, entre los más comunes. Esencialmente, son los cirujanos dentistas y/o estomatólogos quienes obtienen la información mediante la observación, detección, registro y evaluación estricta de las características dentales; esto, durante la elaboración del expediente odontológico en la práctica clínica pública o privada (13). Esta acción no es deliberada ni a consideración del profesional, ya que en México la Ley General de Salud establece los lineamientos mediante las normativas legales.

Algunos puntos para subrayar son los que precisa la Norma Oficial Mexicana 004-SSA sobre el Expediente Clínico, que a su vez es referida en la NOM-0013-SSA-2015 Para la prevención, detección, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades bucales, estableciendo en el numeral nueve que el expediente odontológico es de observancia obligatoria en todo el territorio nacional (9.1); precisa que los datos y secciones que debe integrar las acciones o procedimientos clínicos en cada fase, fecha de la primera consulta y de las citas subsecuentes, nombre y firma del estomatólogo y del paciente o representante legal (9.2); que se debe llenar odontograma inicial y periodontograma, de acuerdo a la nomenclatura de la Federación Dental Internacional o FDI (9.2.2.8); así como, elaborar un odontograma y periodontograma de seguimiento o evolución (9.2.2.9). Se dispone que las notas de evolución incluyen la interpretación y resultados de estudios o auxiliares de diagnóstico (9.3). En el apartado cinco de Disposiciones Generales, reglamenta que el Expediente Clínico Odontológico debe estar bajo custodia del estomatólogo o del establecimiento para la atención médica y del consultorio, y conservarlo por un periodo mínimo de cinco años a partir de la última consulta (5.14). Y advierte que el manejo de la información contenida en el expediente clínico será con discreción y confidencialidad y sólo será dada a conocer a autoridades judiciales, órganos de procuración de justicia y autoridades administrativas (5.15).

3. Confronta

Ese modelo basado en evidencia utilizado por la odontología forense mediante confronta de características dentales a través de registros, ha sido primordial en la intervención para identificación de víctimas en desastres masivos alrededor del mundo, ya sean intencionales, accidentales o naturales. Algunos que han dejado miles de víctimas son: el tsunami de Tailandia en diciembre del 2004 con personas de 38 países diferentes (n=4280), de 2679 víctimas identificadas, 1451 fueron mediante odontología, esto es el 54.16%. El atentado a las Torres Gemelas de Nueva York en septiembre de 2001 (n=2752), de 1451 víctimas identificadas positivamente, el 78% fue mediante intervenciones de la odontología (14,15).

Por lo anterior, formatos, guías y protocolos internacionales anexan apartados para recabar las características dentales y elaboración de odontogramas para confrontas ante mortem (AM) y post mortem (PM); por ejemplo, la Guía para la Identificación de Víctimas de Catástrofes (IVC) de INTERPOL 2014, los formatos del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), entre otros.

En México, se cita a la odontología como una “técnica complementaria” para establecer la identidad de una persona; algunos documentos son, el Protocolo homologado para la búsqueda de personas desaparecidas 2020, Protocolo para el tratamiento e identificación forense 2015 de la Procuraduría General de la República (ahora Fiscalía) o el Protocolo Alba para búsqueda de mujeres y niñas del Gobierno de México.

Dado que la identificación de personas por medio de características dentales es siempre por medio de una confronta, está condicionada por los registros dentales. Sin duda, la utilidad de las características dentales aunado al perfil de individualización odontológico, como pronunciamiento de alta especificidad, se traducen como un recurso menos costoso en comparación con el perfil genético, eso es de gran significancia cuando el recurso escaso. El respaldo de las normativas legales sobre las acciones de los profesionales de la salud se leen ejerciendo en coherencia para fines forenses. Bajo esa perspectiva únicamente teórica se puede concluir que, la multiplicidad de conocimientos que intervienen y las normativas, convergen en solucionar esta problemática con gran certeza y evidencia científica.

La práctica

Sobre las características dentales. La población en general, aunque es capaz de reconocer algunos aspectos dentales únicos propios o de otras personas, no necesariamente se lleva a cabo una descripción adecuada del fenotipo dental (todas las características); tampoco sobre los nombres o nomenclaturas, caras o anatomía dental, para especificar su delimitación.

Los diferentes protocolos, algunos de ellos citados previamente, incluyen secciones para recabar esa información; pero no son garantía de obtener la información correcta, lo cual es una desventaja para la odontología. Las referencias sobre las características dentales implican un conocimiento más especializado en comparación con otras particularidades, como el caso de los tatuajes que quizá sea más sencillo describir un gráfico o texto tatuado y señalar la ubicación.

Para ejemplificar esto, se solicitó a una mujer que describiera dos aspectos particulares de su hija que cuenta con un tatuaje y con múltiples características del fenotipo dental. Su respuesta fue: “Mi hija, tiene un tatuaje a nivel de la cintura en el lado izquierdo (de ella), es grande como de 18 cm, parece un árbol de la vida, pero con elementos muy importantes que son…” y así describe cada gráfico que compone el tatuaje e incluso lo que significa; al confrontar con la fuente real los datos son acertados. Al solicitar la descripción sobre las características dentales de su hija: “Sus dientes de arriba son grandes y cuando sonríe se ven casi todos; sobre restauraciones… mmm si… creo que, tiene una amalgama en una -muela- pero no recuerdo de qué lado ni tampoco si es de arriba o abajo” (Fuente personal). Eso, es una muestra de lo ambiguo de la descripción, deja duda si era una amalgama u otra restauración, lo incierto en qué molar e incluso si diferencia entre premolares; de no ser así, son veinte opciones, puede ser en cualquiera de los doce molares o los ocho premolares. Aunque las características particulares son de gran utilidad y relevancia para recabar información en la búsqueda o identificación de personas, no necesariamente se cumple en el caso de la odontología, ya que el desconocimiento de aspectos básicos odontológicos por parte de la comunidad ocasiona datos insuficientes, subjetivos o inexactos.

A diferencia, los cirujanos dentistas y/o estomatólogos están capacitados para llevar a cabo el reconocimiento de características dentales mediante el análisis clínico observacional y generar un registro objetivo y organizado de los datos.

Un caso en México que cabe mencionar es, la explosión en una toma clandestina de combustible de un ducto de la petrolera estatal mexicana Pemex, ocurrida la noche del viernes 18 de enero del 2019 en el ducto Tuxpan-Tula a la altura del municipio de Tlahuelilpan Hidalgo (n=137 víctimas), de 52 víctimas sin identificar, 17 de ellas fueron positivamente reconocidas a través de los peritajes de odontología forense, esto es el 32.6%.Un estudio de 52 cadáveres sin identificar, en la primera etapa 52 entrevistas ante mortem a todos los familiares. En la segunda etapa se explica que realizaron un análisis odontológico para determinar las características individuales como el contar con alguna restauración, algún tratamiento o alguna particularidad importante para la identidad. Y en la tercera etapa se llevó a cabo un dictamen único de identificación, con información sobre lo recolectado, el análisis resultante de los cadáveres para poder unificar criterios con las demás áreas y poder determinar la identidad de las personas. Todo lo referente a identificación humana siempre se trabaja mediante el método comparativo, entonces el cotejo se realizó entre la información recolectada a los familiares en la etapa inicial con los resultantes del análisis odontológico y de las demás áreas de identificación y al momento de encontrar coincidencias pudieron determinar cuáles restos pertenecían a la persona que nos habían reportado como no localizada (16). Las entrevistas con la información de los familiares fueron clave; en ese marco, el contar con la orientación para la salud bucal básica, y contar con más recursos y conocimiento es un eje toral.

Es inminente destacar que la inmersión y compromiso de la odontología clínica es crucial no solo para la elaboración de expedientes adecuados, sino en la educación con sus pacientes tal y como lo establece la NOM-0013-SSA-2015 El personal de estomatología, atendiendo las necesidades estomatológicas de la población mexicana, debe orientar y empoderar a las personas con base en la prevención, a través de acciones de promoción de la salud y protección específica bucal a nivel masivo, grupal e individual… contribuyendo al logro del más alto grado posible de salud integral y calidad de vida de la población (5.7). Precisa que la participación social: permite involucrar a la población… con el propósito de lograr un mayor impacto en la población y fortalecer el Sistema Nacional de Salud (4.1.33). De este modo, las personas serían más conscientes de la importancia de las características dentales y de los registros que conforman el expediente odontológico; con conocimiento para adoptar medidas encaminadas a la educación y a la prevención como finalidad evitar un daño mayor (4.1.41). Sería deseable deslegitimar los adeptos erróneos que han desvinculado la odontología clínica de la odontología forense; solo así, y mediante la imposición jurídica estricta, podríamos hacernos responsables todos y cada uno de los mexicanos desde el papel que jugamos en la sociedad.

Sobre los registros. Hay diversos factores que pueden afectar la descripción y la utilidad de los registros: tiempo, calidad de los registros y resguardo. i) Tiempo: son los cambios de condiciones dadas por la temporalidad que pueden manifestar inconsistencias de características diferentes durante la confronta; por ejemplo: cambios en el número y posición de los dientes presentes, disparidad en la localización o delimitación de un material o restauración, superficies desgastadas, discrepancias en la presencia de patologías de los tejidos duros y blandos (si están presentes) o nuevos hallazgos de dieta, ocupación, culturales, o de cualquier tipo (17). ii) La calidad de los registros: que está determinada por aspectos técnicos y que pueden sesgar, dificultar o impedir la confronta (18); por ejemplo: radiografías mal tomadas, fotografías sin definición, etcétera. iii) El resguardo, como lo establecen las Normas, el expediente se conservará al menos cinco años con registros (fotografías, radiografías, modelos, etcétera), es algo radical porque si no se cuenta, es un impedimento para llevar a cabo una identificación. Una opción es que, cumplido el tiempo, el profesional regrese al paciente su expediente personal y así cada individuo lo conserva.

Cabe mencionar que, otro inconveniente es la falta de homologación entre los expedientes odontológicos que sigue siendo un asunto pendiente en México (19). Actualmente, CICR ha trabajado con propuestas de formato único y generación de bases de datos, pero no ha sido una tarea sencilla y aún no está completamente implementado a nivel nacional, incluidas entidades de enseñanza superior y posgrados. La finalidad es ejercer como un sistema monolítico y no con esa heterogeneidad de expedientes clínicos, nomenclaturas y simbologías para cada especialidad. También se ha iniciado con la generación de expedientes electrónicos; no obstante, la obligatoriedad a nivel nacional se ve condicionada por el acceso a la tecnología. Este hecho puede dar lugar a la conformación de bases de datos de registros odontológicos mediante la recuperación de información de instituciones gubernamentales; así como, a irse sumando las universidades, posgrados y los odontólogos de la práctica privada.

Sobre la confronta. Generalmente las confrontas se llevan a cabo (si hay registros AM) mediante la comparación 1:1, esto es dado por asociación observacional, la superposición mediante registros y el análisis morfoscópico de la anatomía y la localización de las características dentales. No obstante, ha habido varios informes que examinan los métodos de comparación de patrones o características de la ciencia forense y destacan que carecen de evidencia científica adecuada y de validez de sus técnicas. El Comité Científico para el Fortalecimiento de la Ciencia Forense de Estados Unidos en el 2009, publicó aunque las técnicas básicas utilizadas en la identificación dental se han empleado durante siglos y son aceptadas y consideradas fiables por la ciencia forense y la ley; sin embargo, la historia y la evidencia anecdótica son insuficientes para probar una técnica científicamente confiable y válida (20). Por lo anterior, es necesario apuntalar las confrontas mediante la inserción de bases matemáticas como sugirió Keiser-Nielsen para que los datos sean cuantificables y establecer un número mínimo de puntos de coincidencia como hace la dactiloscopia (10). Así también, el uso de herramientas tecnológicas y métodos de mayor rigor científico traerá consigo el abandonar el paradigma 1:1 y sustituirlo por uno estadístico-poblacional probabilístico.

Desafortunadamente, en países en desarrollo (como México) carecen de estándares y prácticas rigurosas para documentar las características, los tratamientos y resguardar la documentación (18). Resumiendo, sobre las confrontas, hay dos aspectos que descartan e impiden rotundamente el proceso de identificación mediante la comparación dental, uno es la ausencia de los expedientes odontológicos y el segundo se refiere a la mala calidad de éstos, descritos anteriormente. (21, 22).

Lo expresado en el texto no es con objeto de profundizar la distancia entre la teoría y la práctica sino, de evitar que continúe la estulticia y hegemónica idea que la odontología clínica es para personas vivas y la odontología forense para personas fallecidas. La magnitud de esto se puede cuantificar al trasladar a cifras porque son decenas de miles de desaparecidos hasta marzo 2021, tal como lo citó la titular de la Comisión Nacional de Búsqueda el8 de abril de 2021. En tanto en el campo odontológico no se fortalezca la interseccionalidad de esfuerzos considerando también la participación de la sociedad, la odontología se seguirá citando en formatos y protocolos; pero excluyendo de estrategias, bases de datos y en todo lo relacionado a la práctica de los procesos para la identificación de los mexicanos.

Se están ejecutando ya alentadoras iniciativas colectivas en materia forense (búsqueda e identificación de personas); pero indefectiblemente, aún hay aspectos por mejorar en el sector de la salud bucal. La odontología, pública y privada, requiere del impulso por parte del Estado para mejores actuaciones que coadyuven y/o prevengan el problema de las personas no identificadas. Priorizar los lineamientos técnicos, científicos y legales en la práctica odontológica clínica o forense. Implementar la homologación de formatos odontológicos, nomenclatura y simbología. Proyectar el recurso tecnológico para expedientes odontológicos electrónicos y en el futuro conformar bases de datos. Promover la participación social sería monumental y también forzosa para ir sanando esta herida histórica.

La odontología en este momento no ha sido un área de primera acción en la emergencia forense; sin embargo, sí puede iniciar la transición para hacer más eficiente su labor y aportar desde sus múltiples alcances a la resolución de esta catástrofe nacional en México.

Glosario

Características dentales: son el resultado de la relación genotipo-fenotipo y el medio ambiente, integrando desde la etapa embrionaria y todas las modificaciones voluntarias o involuntarias que se van presentando a través del tiempo.

Características del desarrollo: dadas por la sucesión de expresiones moleculares y celulares durante la formación de los órganos dentarios conocida como odontogénesis, se determina: a) Número: 20 gérmenes dentarios para la dentición decidua y 32 para la dentición permanente; b) Tamaño: se relaciona el dimorfismo sexual y a las diferencias en las dimensiones de dientes en individuos masculinos y femeninos; c) Forma: es dependiente de la anatomía y función dental los diferentes grupos: incisivos, caninos, premolares y molares que son distintos si son maxilares o mandibulares; d) Posición: la ubicación de los dientes dentro del arco de oclusión, ya sea superior o inferior; e) Estructura de los tejidos: la mineralización de los tejidos como el esmalte, la dentina y cemento; así como la disposición y relación anatómica de caracteres no métricos.

Características por anomalías del desarrollo: Son las variaciones moleculares y celulares que deriven en anomalías de: a) Número: agenesia dental, hipodoncia o ausencia de menos de 5 dientes, oligodoncia o ausencia de más de cinco dientes, y los dientes supernumerarios; b) Tamaño: macrodoncia, microdoncia, enanismo o gigantismo radicular; c) Forma: geminación que son dos coronas y una raíz, fusión o unión de dos dientes, concrescencia o unión de dos raíces de diferentes dientes, dilaceración radicular,  taurodontismo que se refiere a una longitud mayor de la cámara pulpar en sentido ocluso apical, raíces supernumerarias o perlas de esmalte que son fragmentos de esmalte globulares ectópicos; d) Posición: las giroversiones hacia vestibular, lingual o palatino, mesial, distal, intrusión y extrusión e) Estructura: amelogénesis y/o dentinogénesis imperfecta, fluorosis, hipocalcificación, displasias, etcétera.

Características por modificaciones voluntarias e involuntarias: son todas aquellas que cambian la apariencia de los órganos dentales y de la persona, se pueden categorizar en: a) Ausencias dentales: por extracciones indicadas, enfermedad periodontal, pérdida accidental, dientes no erupcionados, etcétera; provocando la formación de diastemas (separaciones entre dientes remanentes) y colapso alveolar por ausencias dentales; b) Patologías y traumatismos: entre los principales están caries, fracturas, abscesos dentoalveolares, presencia de sarro, desgastes dentales como bruxismo, atrición, abrasión, erosión o abfracción; c) Tratamientos odontológicos de todas las especialidades: restauraciones de operatoria: resinas, amalgamas, incrustaciones, selladores; endodoncia; prótesis y prostodoncia: coronas, prótesis fija o removible, parcial o total o aditamentos especializados como implantes: ortodoncia: brackets, retenedores; cosmetología dental, etcétera; d) Hábitos o modificaciones socioculturales: fumar, consumo de cafeína, hábitos ocupacionales, etcétera.

Dentición decidua: conocida también como dentición primaria, temporal, infantil o “de leche”; se refiere a los órganos dentales que erupcionan a partir de los 6 meses. Los dientes deciduos son un total de veinte órganos dentarios que se dividen en 3 categorías:  Incisivos que son en total 8 (2 centrales superiores y 2 inferiores; 2 laterales superiores y 2 inferiores), Caninos 4 (2 superiores y 2 inferiores), Molares 8 (4 superiores y 4 inferiores). Esta dentición no presenta los premolares. Es reemplazada a partir de los 6 años por la dentición permanente.

Dentición mixta:  pueden estar presentes órganos dentales de la dentición decidua y permanente que, se observa por el reemplazamiento y cronología de erupción dental.

Dentición permanente: conocida también como dentición secundaria o de adultos, se refiere a los órganos dentales que erupcionan a partir de los 6 años. Los órganos dentales son un total de treinta y dos dientes que se dividen en 4 categorías:  Incisivos que son un total de 8 (2 centrales superiores y 2 inferiores; 2 laterales superiores y 2 inferiores), Caninos 4 (2 superiores y 2 inferiores), Premolares primeros y segundos izquierdos y derechos que en total son 8 (4 superiores y 4 inferiores),  Molares primeros, segundos y terceros izquierdos y derechos que en total son 12 (6 superiores y 6 inferiores), aunque cada vez más frecuente hay ausencia del tercer molar.

Nomenclatura Federación Dental Internacional (FDI): es el Código Internacional de dos dígitos, el primer dígito que se refiere al cuadrante y el segundo dígito al órgano dental. Los cuadrantes 1 al 4 son para la dentición permanente, el superior derecho es el 1 y sigue en sentido de las manecillas del reloj; los cuadrantes del 5 al 8 son para la dentición decidua. El segundo dígito está dado por el orden de los dientes a partir de la línea media hacia posterior, del 1 al 8 en permanentes y del 1 al 5 en deciduos. Los dientes superiores derechos permanentes son: 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, y 18; los superiores izquierdos: 21 al 28; y así para cada cuadrante. Los dientes superiores derechos deciduos son: 51, 52, 53, 54 y 55; los superiores izquierdos: 61 al 65, etc.

Perfil de individualización odontológico: se constituye por la descripción, localización y delimitación de todas y cada una de las características dentales presentes en una persona, definido como altamente específico.

Expediente Odontológico: documento de observancia obligatoria en todo el territorio nacional que conjunta datos personales (confidenciales), odontogramas, periodontogramas, notas y registros iniciales y de evolución; entre otras consideraciones establecidas en la NOM-004-SSA y NOM-0013-SSA-2015. El personal de salud ya sea establecimiento público, social o privado, es responsable de generar y mantener con apego a las disposiciones jurídicas aplicables.

Registros dentales: consta de documentos escritos o gráficos; por ejemplo: el odontograma, sus descripciones y evolución. Pueden ser imagenológicos en dos dimensiones (2D) como fotografías y radiografías, en tres dimensiones (3D) como los moldes de yeso y tomografías; así como, electrónicos, magnéticos, electromagnéticos, ópticos, magneto-ópticos y de cualquier otra índole que contengan información de características bucodentales.

Odontograma: representación gráfica de la boca, representando los órganos dentarios, corona, raíz o raíces y las caras que los conforman; hay odontogramas para dentición decidua, dentición mixta y permanente.

Unicidad: cualidad de único.

Referencias

  1. Wagner GP, Pavicev M, Cheverud JM. 2007. The road of modularity. Nat Rev Genet 8:921-31.
  2. Fonseca, GM. et al. Anomalías, Lesiones Adquiridas y Modificaciones Intencionales Dentarias como Variables de Identificación Forense. Claves de Odontología; 60: 9-14.
  3. Heit Oscar et al. La catástrofe del Bazar de la Caridad de París, nacimiento de la Odontología Legal. Rev Col Odont Entre Ríos, N°149:12-17
  4. Gil-Chavarria I, García-García R y Reyes-Gasga J. “Comportamiento Estructural en la Unión Esmalte-Dentina en Dientes Humanos: Un Modelo Mecánico Funcional”. Acta Microscópica Vol. 15 No. 1-2 Págs. 34-47.
  5. Thesleff, Irma. 2006. The Genetic Basis of Tooth Development and Dental Defects. American Journal of Medical Genetics Part A 140A:2530–2535
  6. Gil-Chavarría I y Sosa-Reyes A. 2018. Testigos dentales: los materiales de la odontología forense. Academia de Ciencias de Morelos.
  7. Stapp LRE. (2000). Patología Oral y Maxilofacial Contemporánea. Ed. Harcourt, Madrid España, pp. 126.
  8. Pretty I.A. and Sweet D. 2001. A look at forensic dentistry — Part 1: The role of teeth in the determination of human identity. British Dental Journal, Volume 190, No. 7, April 14.
  9. Allah Madia, Heba et al. 2013. Assessment of the uniqueness of human dentition. Journal of Forensic Odonto Stomatology. December, Vol.31, No.1 Pag 30-39
  10. Tabor Michael and Schrader Bruce. 2010. Chapter 9: Forensic Dental Identification in Senn David and Stimson Paul. Forensic Dentistry. Second edition CRC Press, 163-185.
  11. Franco A, Willems G, Bekkering G.E, Souza PHC. Thevissen, P. 2014. The uniqueness of the human dentition as forensic evidence: a systematic review on the technological methodology, Int. J. Legal Med. 129 (6) 1277–1283.
  12. Jasso-Cuéllar J, Gil-Chavarría I, Quinto-Sánchez M. (2020). Anterior dental arch shape and human identification: Kieser et al. method applied to 2D-3D dental models in Mexican population. Forensic Science International: Reports 2; 100161.
  13. Louise Avon, Sylvie. 2004. Forensic Odontology: The Roles and Responsibilities of the Dentist. J Can Dent Assoc; 70(7):453–8.
  14. Prajapati Ghevaram et al. Role of forensic odontology in the identification of victims of major mass disasters across the world: A systematic review. Plos ONE 13(6): e0199791.
  15. Soomer, Helena. 2011. En: Mozayani A. and Noziglia, C. (eds.), The Forensic Laboratory Handbook 265 Procedures and Practice, DOI 10.1007/978-1-60761-872-0_10.
  16. Reyes, Alejandro. 2020. Odontología forense permitió la identificación de 17 restos de tragedia en Tlahuelilpan. Milenio, 16 de enero.
  17. Hinchliffe J. 2011. Forensic odontology, part 1. Dental identification. British Dental Journal; 210: 219-224.
  18. Forrest Alex. 2019. Forensic odontology in DVI: current practice and recent advances. Forensic Science Res. Vol. 4, No. 4, 316–330
  19. De las Mercedes, L. 2012. La ficha de identificación estomatológica para internos: un asunto aún pendiente en México. Rev. crim., Volumen 54, número 2, julio-diciembre.
  20. Sims, Catherine et al. 2020. Is human identification by dental comparison a scientifically valid process? Science & Justice 60, 403-405
  21. Fonseca GM, Cantín M & Lucena J. 2013. Odontología Forense II: La Identificación Inequívoca Forensic Dentistry II: The Positive Identification. J. Odontostomat 7, 327–334.
  22. Shiroma, CY. 2020. A Review of Proposed Positive Dental Identifications from the World War II Era. J. Forensic Sci. 65, 304–313.

Enlaces adicionales

Crédito de imagen: Dra. Ivet Gil-Chavarría