Ayúdanos a Compartir

Resumen 

En esta oportunidad se reflexiona sobre el reto que plantea la búsqueda de personas extraviadas o desaparecidas y la identificación de personas fallecidas cuando la información que se tiene para realizar una confronta es insuficiente, ya sea por el estado del cadáver o los restos, por las características de la persona extraviada o desaparecida no se conocen lo suficiente o incluso porque la persona fallecida no cuenta con un registro de su nacimiento. Finalmente, se concluye que los procesos de búsqueda e identificación serán más eficientes y certeros mediante la colaboración entre instituciones, organizaciones, colectivos, familias y disciplinas forenses. 

Palabras clave: búsqueda, identificación, interdisciplina. 

Abstract 

On this occasion, we reflect on the challenge posed by the search of missing persons and the identification of deceased people when the information available to carry out a confrontation is insufficient, either due to the state of the corpse or the remains, because the characteristics of the missing person are not sufficiently known or even because the deceased person does not have a record of their birth. Finally, it is concluded that the search and identification processes will be more efficient and accurate through collaboration between institutions, organizations, groups, families and forensic disciplines. 

Key words: searching of missing people, identification of deceased people, interdiscipline. 

Un problema que a menudo se observa al momento de realizar la confronta entre la información sobre una persona extraviada o desaparecida y la información recabada de los estudios realizados a una persona fallecida es que, de un lado o de otro, la información es insuficiente. La causa son las características o condiciones en las que es encontrado el cuerpo o fragmentos de éste, y la otra, es la falta de información y documentación sobre la persona buscada. Estos factores pueden dificultar la búsqueda y la identificación técnica o legal. Sobre el término “identificación técnica”, me refiero a la identificación que es resultado de la comparación sistemática entre los datos sobre la persona extraviada o desaparecida, o de algún medio de identificación científico como las impresiones dactilares, el ADN, e historiales médicos u odontológicos, con la información obtenida mediante los estudios realizados por las distintas disciplinas forenses; mientras que “identificación legal”, es la que establece el Ministerio Público como autoridad competente y queda asentada posteriormente en el Registro Civil. Por ello, considero necesario subrayar la importancia de la participación de las familias junto con los peritos para lograr un intercambio de información útil. 

Es importante distinguir —en el Protocolo Homologado de Búsqueda de Personas Desaparecidas y No Localizadas (DOF, 06/10/2020) queda plenamente reconocido—, que existen distintos tipos de búsqueda, reconociendo el derecho de las familias a que la búsqueda de sus seres queridos se haga siguiendo el principio de presunción de vida. No obstante, cuando una persona se extravía o desaparece, una de las búsquedas que se debe realizar es entre personas fallecidas que permanecen como desconocidas en los diferentes SEMEFO, en espera de que les sea restituida su identidad. 

Fotografía de la exposición del colectivo Huellas de la Memoria. Autor: Heriberto Paredes Coronel 

La información de las personas fallecidas sin identificar implica la intervención de varias disciplinas forenses (antropología, dactiloscopía, genética, odontología, entre otras), la cual se integra en un cuerpo de información más amplio al que se conoce como archivo básico con fines de identificación o información PM. La robustez de esta información está directamente relacionada con el estado de conservación del cadáver o restos humanos, por lo que factores como: el tiempo transcurrido hasta el hallazgo, sitio en el que se encontraba previamente a su hallazgo, tipo de muerte, complexión de la persona, sitio de resguardo del cuerpo o restos, tiempo transcurrido hasta el análisis, influyen en la cantidad y calidad de la información que se vaya a obtener. 

Algo semejante sucede con la información sobre una persona extraviada o desaparecida. Existe el consenso de que familiares y/o amigos pueden proporcionar datos y estos serán usados para la búsqueda en vida y entre personas fallecidas. Si bien las amistades están imposibilitadas para reclamar el cuerpo de una persona fallecida y hacer trámites ante el Registro Civil —a menos que el Ministerio Público las autorice por escrito—, para cuestiones de la búsqueda, el conocimiento de las amistades es útil porque es posible que conozcan mejor a la persona que se está buscando, principalmente en casos donde la persona extraviada no tenía contacto con sus familiares directos. 

Fotografía de la exposición del colectivo Huellas de la Memoria. Autor: Heriberto Paredes Coronel 

La información proporcionada por familiares y amigos debe completarse con fotografías recientes donde se observe la dentadura, historiales médicos, odontológicos, radiografías, documentos con huella. Puede suceder que se logre establecer una identificación por medio de una confronta entre medios científicos de identificación:impresiones dactilares, datos odontológicos, ADN y elementos relacionados con una condición médica tales como prótesis e implantes con número de serie registrado, entre otros, aun cuando la información sobre otras características sea insuficiente. Es importante que las familias sepan que, de acuerdo con los protocolos nacionales e internacionales, las instituciones que se encargan de la confronta y la identificación deben contar con peritos en la materia de antropología física/forense, dactiloscopía, genética, medicina y odontología. 

El servicio médico forense es el último lugar en el que las familias quieren buscar a su ser querido y ese hecho puede generar distintas situaciones: en ocasiones solicitan a un familiar menos “allegado” que vaya a realizar la búsqueda, pensando que entrará en un espacio donde están almacenados los cadáveres e irá viendo uno por uno. Si bien la identificación visual está incluida dentro del protocolo de identificación —se pone a la vista de la familia el cuerpo de su ser querido, una vez que se ha confirmado la identificación—, está documentado que no se puede usar como método único de identificación, ya que ha dado lugar a identificaciones erróneas (CICR, 2010). Entonces, cuando se enfrenta con que la búsqueda no es visual y que tiene que aportar información sobre las particularidades de persona que busca, ese familiar no cuenta con el conocimiento necesario y la búsqueda no puede realizarse por no tener información suficiente o puede arrojar un resultado erróneo. 

Fotografía de la exposición del colectivo Huellas de la Memoria. Autor: Heriberto Paredes Coronel 

Otra situación es que la familia acude al SEMEFO después de haber transcurrido un largo tiempo desde el extravío o desaparición,generalmente, por miedo a encontrar a su ser querido ahí. Si entre los hábitos de la persona estaba la de ausentarse periódicamente, puede pensarse que tarde o temprano regresará; o bien, al informar del extravío o desaparición a una institución (Locatel o Fiscalía), no fueron canalizados al SEMEFO o INCIFO. En ocasiones, la persona que falleció fue ingresada al servicio médico forense, transcurrió el tiempo en que puede permanecer en espera de ser identificado, y fue trasladada a la fosa común. Ante este escenario, es deber de los peritos en identificación informar a la familia sobre el tiempo que los cuerpos de las personas fallecidas permanecen en resguardo y, aunque una persona haya sido inhumada en la fosa común, se conserva la información con miras a la identificación de la persona. 

La familia puede solicitar la exhumación del cuerpo o los restos de su ser querido al Ministerio Público. Antes de la publicación del Protocolo Homologado, los gastos derivados debían ser costeados por la familia. Actualmente, en el Apartado 5.20 se puede leer que “los costos derivados de la exhumación y la restitución serán cubiertos por las autoridades de atención victimal, incluyendo aquellos en que las personas no hayan muerto como consecuencia de la comisión de un delito […]”. 

Aunque la búsqueda de una persona es responsabilidad del Estado, la realidad es que, la familia es quien realiza la búsqueda. A menudo refieren que son quienes llevan oficios de búsqueda a diferentes dependencias, visitan hospitales, albergues, centros para el tratamiento de adicciones, reclusorios, se entrevistan con personas que pudieran tener información sobre su familiar. Es claro que el problema ha rebasado a todo el sistema, no sólo de justicia, también el de asistencia social y del registro de población. Son varias las instancias involucradas que deberían colaborar para mejorar la búsqueda de personas extraviadas o desaparecidas y la identificación de personas fallecidas, el aporte del Protocolo Homologado de Búsqueda ha sido identificar a todos estos actores y delimitar su ámbito de participación. El reto es que empiece a funcionar.  

Fotografía de la exposición del colectivo Huellas de la Memoria. Autor: Heriberto Paredes Coronel 

Un reclamo legítimo de las familias es que aun cuando la base de datos AM/PM se implementó en 2013, siguen teniendo que aportar información en una institución y luego en otra. Si bien ya existe una homologación respecto a los formatos que se utilizan en los SEMEFO o Fiscalías para recabar la información, el avance en la alimentación de la base de datos AM/PM es heterogéneo ya que depende de los recursos humanos y materiales que cada institución pueda destinar a esta tarea. Con la publicación del Protocolo Homologado de Búsqueda de Personas Desaparecidas y No Localizadas, se contemplan otros registros que contendrán información sobre personas desaparecidas y sobre personas fallecidas sin identificar: el Registro Nacional de Personas Desaparecidas o No Localizadas (RNPDNO), el Registro Nacional de Personas Fallecidas No Identificadas y No Reclamadas (RNPFNINR), el Banco Nacional de Datos Forenses (BNDF), el Registro Nacional de Fosas Comunes y Fosas Clandestinas (RNFCFC). Resulta preocupante tener varios registros de información por el tiempo que requerirá alimentarlos, completarlos y que sean funcionales.

Asimismo, y no menos importante, la realidad nos plantea nuevos retos para establecer la identidad legal de una persona: algunas no han podido ser identificadas por no contar con un registro de su nacimiento. Aunque sabemos que es básico el derecho a tener un nombre y una nacionalidad, siguen observándose casos en los que personas fallecidas son identificadas, pero al no haber sido registrado su nacimiento, no es posible asentar su defunción, como si nunca hubieran existido. La familia va a la Fiscalía, al Registro Civil, a la Comisión de Búsqueda y no logran obtener respuesta sobre cómo podrían registrar a su ser querido y casi inmediatamente, asentar su defunción. Aunque no es un problema frecuente, debe atenderse de manera urgente y las instituciones encargadas deben priorizar y agilizar su solución porque los cuerpos de estas personas serán enviados a la fosa común a pesar de haber sido identificados. De ser así, el drama de la desaparición podría mantenerse, toda vez que los familiares no pueden llevar a cabo su proceso de duelo, quedando en duda la certeza del proceso de identificación. 

Las personas desaparecidas o no localizadas tienen derecho a ser buscadas, las personas fallecidas no identificadas tienen derecho a la restitución de su identidad, debiendo emplearse todos los conocimientos y medios disponibles para su consecución. El panorama mexicano es complejo porque además se suma la desconfianza en el trabajo de las instituciones, pero sólo será mediante la colaboración de todos los actores, que será posible disminuir la cantidad de personas que permanecen como no localizadas o que son depositadas en fosas comunes por no haber sido identificadas. 

Agradecimientos
Las fotografías que se incluyen en este texto fueron donadas por el fotógrafo Heriberto Paredes Coronel y corresponden a la exposición del colectivo Huellas de la Memoria quienes recuerdan el caminar de quienes buscan y las historias de quienes hacen falta. 

Para saber más: 

Cámara de Diputados. Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas. Disponible en: http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/LGMDFP_190221.pdf 

Comisión Nacional de Búsqueda. Protocolo Homologado para la Búsqueda de Personas Desaparecidas y No Localizadas. Disponible en: https://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5601905&fecha=06/10/2020 

Comité Internacional de la Cruz Roja (2014). Base de datos ante mortem/post mortem. Herramienta informática para la gestión de datos forenses, Ginebra. Disponible en: https://www.icrc.org/spa/assets/files/publications/icrc-002-4155-spa.pdf 

 ____________ (2014). Identificación forense de restos humanos, Ginebra. Disponible en: https://www.icrc.org/spa/assets/files/publications/icrc-003-4154.pdf> 

 ____________ (2009). Personas desaparecidas, análisis forense de ADN e identificación de restos humanos. Guía sobre prácticas idóneas en caso de conflicto armado y de otras situaciones de violencia armada, 2ª ed., Ginebra. Disponible en: http://www.icrc.org/spa/assets/files/other/icrc_003_4010.pdf 

 ____________(2003). Informe del CICR: “Las personas desaparecidas y sus familiares. Resumen de las conclusiones anteriores a la Conferencia Internacional de Expertos Gubernamentales y no Gubernamentales del 19 al 21 de febrero del 2003”, Ginebra. Disponible en: https://www.icrc.org/spa/assets/files/other/icrc_themissing_012003_es_10.pdf 

Mejía Jiménez, Macuilxóchitl Petra Soraya (2015). La entrevista a familiares, herramienta de la antropología forense en el marco de la desaparición forzada de personas. Tesis de Licenciatura. ENAH, México. 

Mejía Jiménez, Macuilxóchitl Petra Soraya y Ortega Palma, Albertina (2018). La entrevista a familiares en la búsqueda e identificación de personas extraviadas o desaparecidas. Dimensión Antropológica. Vol. 72. Año 25. Enero-Abril. Págs. 141-172. Disponible en: https://mediateca.inah.gob.mx/repositorio/islandora/object/articulo%3A19084 

Ortega Palma, Albertina y Mejía Jiménez Macuilxóchitl Petra Soraya (2019). Prácticas metodológicas de entrevistas a familiares y conocidos como fuente de análisis de contexto y memoria histórica. Reflexiones desde la antropología forense en México. ABYA-YALA: Revista sobre acesso á justiça e direitos nas Américas. Vol. 3, No. 2. Págs. 120-139. Disponible en: https://www.giasf.org/uploads/9/8/4/7/98474654/document.pdf 

Procuraduría General de la República (2015). Protocolo para el Tratamiento e Identificación Forense. Disponible en: https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/343413/Protocolo_para_el_Tratamiento_e_Identificaci_n_Forense.pdf