Establecimiento del perfil biológico

Establecer la identidad de la víctima es un paso esencial en el proceso de búsqueda. Constituye un acto de reivindicación de la dignidad humana y una oportunidad para la identificación de su familia. También, es un factor desencadenante de la secuencia exitosa de una investigación que contribuya al esclarecimiento de las circunstancias de la desaparición y a la identidad de las personas responsables.

Uno de los aspectos básicos para individualizar una persona es a través del establecimiento de su perfil biológico. Es decir, su sexo, edad, estatura y afinidad biológica, así como, señas particulares y/o condiciones patológicas. La dificultad para establecer estas características aumenta de manera proporcional conforme aumenta el proceso de descomposición de un cuerpo. En las primeras etapas del proceso de descomposición, el médico forense puede dar cuenta del perfil biológico, mientras que, en etapas más avanzadas, se requiere de la aplicación de métodos de la antropología forense. Las dificultades asociadas a este proceso también dependen del estado y las condiciones en las que se encuentre el cuerpo, por ejemplo, si fue fragmentado, o estuvo en contacto con el agua o el fuego, entre otras acciones de ocultamiento intencional.

El establecimiento del perfil biológico es un proceso aplicable también a personas desaparecidas encontradas con vida, especialmente en los casos de menores de edad, en los que existen dudas respecto de su edad. El establecimiento de la edad en esta población es un requerimiento frecuente en los servicios periciales de todo el mundo para efecto de garantizar el goce de sus derechos, así como, las responsabilidades legales de las instituciones estatales.

Scroll Up