Ayúdanos a Compartir

Palabras clave: arqueología forense, ciencia forense, identificación humana.

Keywords: forensic archeology, forensic science, human identification.

La crisis de violencia que enfrenta México necesita respuestas por parte de los especialistas. Con más de 60,000 desaparecidos en el país (Human Rights Watch, 2020), 873 fosas clandestinas registradas únicamente de 2018 a 2019 (CNB, 2020) y lo que queda por descubrir, es necesario que todas las disciplinas que conforman las ciencias forenses actúen de manera conjunta, multidisciplinar y con altos estándares éticos para poder abordar el problema de la identificación de personas en contextos de violencia. Por eso, la participación de arqueólogos en esta tarea es de enorme importancia. Es necesario que las Fiscalías conozcan todo el potencial que la arqueología puede aportar a los procesos de exhumación y posterior identificación, por lo que se debe comenzar a visibilizar la urgencia de incorporar esta disciplina dentro del campo de trabajo en México e integrarlos completamente a los equipos forenses. En este artículo se hace una pequeña revisión de la arqueología forense, las repercusiones y alcances que esta tiene en el mundo y los avances que ha habido en México con la incorporación de arqueólogos forenses desde la academia o en equipos forenses.

Arqueología y arqueología forense

La palabra arqueología proviene del griego “antiguo” y “estudio”, es decir, es la disciplina encargada de estudiar las sociedades a través de los restos que dejaron, intencionalmente o no.  Normalmente, asociamos la arqueología a la idea de pasado, pero en las últimas décadas la necesidad ha hecho de la arqueología una disciplina que también estudia el presente, ya sea a nivel industrial o incluso a nivel forense.

Pero ¿qué puede aportar la arqueología al contexto forense? ¿puede darnos información valiosa para identificar los restos humanos que se exhuman? ¿pueden sacar patrones de enterramiento que establezcan modus operandi? Si es así, ¿por qué apenas contamos con arqueólogos forenses en los Servicios Periciales mexicanos?

El establecimiento de la arqueología forense como disciplina en Latinoamérica es una consecuencia natural de las graves violaciones a los derechos humanos constituidas por las dictaduras del Cono Sur a mediados del Siglo XX (CAARCH, s. f.). Hay diferencias entre la concepción de la arqueología forense dentro y fuera del continente americano. Mientras que, en este, la arqueología se considera como inscrita dentro de la antropología física, en países europeos, como es el caso de Inglaterra, esta es una disciplina propia e independiente (Congram & Vidoli, 2016).

Si entendemos a la arqueología como la ciencia social que estudia las transformaciones de las sociedades a lo largo del tiempo (Manzanilla & Barba, 1994), entonces, en su rama forense, podríamos decir que es una disciplina que aplica las técnicas clásicas de la arqueología, con sus métodos, técnicas y con el objetivo común de recuperar evidencias y generar información de utilidad para los procesos de justicia, bajo una perspectiva medicolegal.

Unos de los primeros autores en poner a la arqueología bajo esta nueva mirada, fueron Morse, Crusoe y Smith en la década de los setenta, refiriéndose a la importancia que podría tener la arqueología en la resolución de contextos criminales (como las ya mencionadas dictaduras en Sudamérica o conflictos en Europa como el de la Guerra de los Balcanes) (Morse, Crusoe, & Smith, 1976). Esto propició el posicionamiento de la arqueología como un gran aliado de las ciencias forenses.

Cuando se empezaron a investigar todos los crímenes cometidos bajo el Proceso de Reorganización Nacional de Argentina, popularmente conocida como la dictadura argentina, en 1984, los que se encargaban de las exhumaciones de los desaparecidos eran los bomberos y panteoneros del país (Bernardi & Fondebrider, 2007; Congram & Vidoli, 2016). Esto tuvo resultados nefastos de cara a poder identificar los restos, ya que, al desconocer cómo se trabajan contextos de ese tipo, los restos se amontonaron sin control y se perdió información valiosa que jamás se pudo recuperar (ídem). Episodios como este fueron los que derivaron en la conformación de equipos como el Equipo Argentino de Antropología Forense y de numerosas publicaciones en las que se empezó a resaltar la importancia de tener control sobre las exhumaciones e identificaciones de desaparecidos, cada vez centrándose más en el papel del arqueólogo en los procesos de exhumación (Congram & Vidoli, 2016; M. . Skinner, Alempijevic, & Djuric-Sjeric, 2003; M. . Skinner & R, 1984; M. Skinner, 1987).

El arqueólogo en los equipos multidisciplinarios

El 4° Manual sobre la prevención e investigación eficaces de las ejecuciones extralegales, arbitrarias o sumarias, más conocido como el protocolo de Minnesota (2016), establece que durante los trabajos de exhumación, la recuperación de los entierros deben tener la misma calidad técnica que la propias búsquedas, por lo que insta a que haya una coordinación entre los investigadores, el antropólogo y el arqueólogo (Organización de las Naciones Unidas, 2016). De aquí se deriva la importancia de que la persona encargada de la excavación posea un conocimiento minucioso y actualizado de los procedimientos y técnicas de excavación de diversos contextos, es decir, que sea un arqueólogo. La recuperación de restos humanos es una tarea ardua y altamente especializada, que insta a tener un equipo multidisciplinar, donde haya una colaboración estrecha entre todas las especialidades de las ciencias forenses y, por ende, no se puede excluir al arqueólogo.

Así, numerosos países y equipos especializados contemplan a la arqueología como una pieza de gran importancia para la actuación forense (Consultoría del Pueblo y Equipo Peruano de Antropología Forense, 2002; FAFG, s. f.; Polo-Cerdá et al., 2018).

Un caso clave para ver la trayectoria de la arqueología forense es España, que vivió una guerra civil (1936 a 1939) y posteriormente una dictadura fascista (1939 a 1975). Pese a que no se sabe con certeza cuantos desaparecidos hay, como indicó el Grupo de Trabajo sobre desapariciones forzadas o involuntarias de la ONU en su informe de misión en 2013 (Asamblea General de las Naciones Unidas, 2014), las fosas clandestinas se hallan dispersas a lo largo y ancho del país (Foto 1). Con el paso del tiempo, una gran cantidad de fosas han quedado bajo infraestructuras o inmuebles (Ojea, 2017). La primera en exhumarse multidisciplinariamente fue en el año 2000 (Etxeberria & Solé, 2019; Herrasti & Jimenez, 2012; Solé, 2019). Durante estos años, la mayoría de los presupuestos destinados a la exhumación de fosas no venían del gobierno central, seguían un modelo de privatización (Asamblea General de las Naciones Unidas, 2014), y eso limitaba el acceso a ellas. Mientras se escribe este artículo, el Gobierno de España está aprobando un paquete presupuestario para la Memoria Histórica, que plantea poder exhumar de 20.000 a 25.000 restos en cinco años contando con siete equipos forenses multidisciplinarios (Junquera, 2020).

Mapa de fosas comunes de la Guerra Civil y el franquismo

Foto 1. Mapa de fosas de la Guerra Civil y el Franquismo en España. Fotografía del Ministerio de Justicia sacada a través de La Sexta (Del Río, 2019).

A partir de estos trabajos, se han escrito guías o se han explicado pasos en artículos para exhumar restos, ya sea por parte de equipos, investigadores o incluso desde la Agencia Estatal del Estado de España (Etxeberria, 2012; Gassiot, 2008; Herrasti & Jimenez, 2012; Polo-Cerdá et al., 2018; Ministerio de la Presidencia, 2011). Por ejemplo, en el Boletín de la Agencia Estatal (BOE), se publica una guía que busca aportar herramientas metodológicas a la localización, exhumación, análisis e identificación de restos, resaltando la importancia de que las intervenciones deben ser conjuntas y multidisciplinarias, y el arqueólogo forma parte de este proceso (Ministerio de la Presidencia, 2011).

Otro ejemplo es el de la recuperación de restos tras el conflicto de Bosnia y Herzegovina, una guerra que dejó más de 100,000 muertos, con una población de 3.9 millones de personas (Hanson, Rizviç, & Parsons, 2015; Pita, 2018). Aquí se ha llevado a cabo la operación forense continua más extensa hasta ahora y con más horas de trabajo arqueológico del mundo (Hanson et al., 2015; Sterenberg, 2009). El promedio de identificación de fosas y exhumaciones es de 200 al año, con más de 22,000 identificados. El objetivo principal del trabajo en campo fue el de colectar evidencias que se pusiesen en manos de un tribunal internacional que persigue crímenes de guerra (International Criminal tribunal for the Former Yugoslavia). Uno de los puntos claves del éxito de esta operación, es que arqueología y antropología forense han ido de la mano en todo momento, contando con especialistas de todo el mundo. Muchas de las fosas encontradas se localizaron gracias a los testigos directos del conflicto y las excavaciones se llevaron a cabo cumpliendo con una metodología sistemática de catalogación y fijación de las escenas que permitieron que no se perdiera información valiosa (Hanson et al., 2015).

La arqueología forense en México

Desde hace años México vive inmerso en un problema de crimen organizado. El número de fosas clandestinas, desapariciones, secuestros, feminicidios y demás crímenes, se han ido incrementando en el país hasta tal punto que el 2019 fue el año más violento en la historia reciente de la Republica (Beauregard, 2020; Jasso, 2020).  Pese a esto, el presupuesto destinado a la Fiscalía General de la República se redujo 1 mil 500 millones con respecto a lo solicitado por el Gobierno Federal en 2019 y una de las áreas afectadas fueron los Servicios Periciales (Ureste, 2020; Vanguardia, 2020). Esto repercute directamente a los equipos que trabajan en la recuperación e identificación de cuerpos en los Servicios Médicos Forenses. La importancia de noticias así reside en que hay pocos arqueólogos forenses que actualmente se encuentran trabajando en los Servicios Periciales del país (Moreno, 2019). Pese a que las razones para que esto ocurra son variadas (hay escasas especializaciones en arqueología forense como tal, muchos arqueólogos no quieren trabajar en contextos tan peligrosos, los sueldos no siempre son buenos etc.) un factor importante es que es una disciplina poco conocida y mal entendida en México (Jácome & Escorcia, 2015), por lo que se va a tender a recurrir al antropólogo para que haga el trabajo y no se han publicado tantas convocatorias para arqueólogos dentro de estos equipos, aunque esto está comenzado a cambiar.

El doctor Jácome y la doctora Escorcia (2015), publicaron un capítulo de un libro donde se hace referencia a la aplicación de la arqueología en el país, resaltando parte de los beneficios que tiene el incluir a estos especialistas en las investigaciones forenses. Algunos de ellos son:

  • El arqueólogo experto aporta un análisis y una interpretación del contexto forense única, que le permite profundizar en los hechos mediante el estudio de la estratigrafía o las capas de la tierra en las que se depositan los restos o indicios.
  • Pueden reconstruir la secuencia de los hechos y formular hipótesis de como ocurrieron mediante la evaluación del contexto.
  • Aconsejará a los demás especialistas la mejor manera, a nivel técnico y metodológico, de trabajar el caso.
  • Interpretará las fosas y proveerá contextos de desaparición y de deposición de los cuerpos que se pueden atribuir a diferentes grupos criminales.

Aunque se han publicado leyes y planes estatales para localizar, exhumar e identificar personas, como en Coahuila (Periodico Oficial, 2017; Periódico Oficial, 2016) se necesitaría trabajar en protocolos estándares a nivel nacional de arqueología forense que sirvan de guía para los expertos, así como buscar la acreditación de estos para garantizar la profesionalidad, ética y que tengan los estudios y la experiencia pertinente para realizar el trabajo asignado (igual que debería pasar en el caso de la antropología forense).

Conclusiones

A través de este artículo hemos visto como la inserción de la arqueología en el campo forense ha sido efectiva y es altamente recomendada para garantizar una mejora en los procesos de investigación e identificación de personas en el país. Pese a que México aun no cuenta con, al menos, un arqueólogo en cada dependencia, lo cierto es que poco a poco vamos asistiendo a la incorporación de algunos expertos, lo cual es positivo. Hay que asegurar que los servicios periciales cuenten con todos los especialistas posibles de cada rama del conocimiento forense para formar equipos altamente cualificados, que se comuniquen y trabajen mano a mano y que hagan informes multidisciplinarios que consigan aumentar los porcentajes de identificación de restos para que puedan ser devueltos a sus familiares. Es un gran reto y aún queda mucho camino por delante, pero hay numerosos países que han demostrado que esto es posible y necesario.


Referencias

Asamblea General de las Naciones Unidas (2014). Informe del Grupo de Trabajo sobre las Desapariciones Forzadas o Involuntarias: Misión a España. Organización de las Naciones Unidas.

Beauregard, L. . (2020, enero 21). 2019 se convierte en el año más violento en la historia reciente de México. Recuperado 9 de julio de 2020, de El país website: https://elpais.com/internacional/2020/01/21/mexico/1579621707_576405.html

Bernardi, P., & Fondebrider, L. (2007). Forensic Archaeology and the scientific documentation of human rights violations: An argentinian example from early 1980s. En R. Ferllini (Ed.), Forensic Archaeology and Human Rights Violations. Springfield, IL: Charles C. Thomas.

CAARCH. (s. f.). Arqueología forense: el aporte a la justicia a través de las técnicas arqueológicas. Recuperado 30 de junio de 2020, de Colegio de arqueólogas y arqueólogos de Chile website: https://colegiodearqueologos.cl/arqueologia-forense-el-aporte-a-la-justicia-a-traves-de-las-tecnicas-arqueologicas-2/

CNB. (2020). Informe sobre fosas clandestinas y registro nacional de personas desaparecidas y no localizadas. Recuperado de https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/535387/CNB_6_enero_2020_conferencia_prensa.pdf.pdf

Congram, D., & Vidoli, G. (2016). Arqueología forense: contexto, métodos e interpretación. En M. . Sanabria (Ed.), Patología y antropología forense de la muerte: la investigación científico judicial de la muerte y la tortura, desde las fosas clandestinas hasta la audiencia pública. Recuperado de https://www.academia.edu/29503150/Arqueologia_forense_contexto_metodos_e_interpretacion_uncorrected_proof_en_Cesar_Sanabria_Ed._2016_Antropologia_y_Patologia_Forense_de_la_Muerte

Del Río, N. (2019, febrero 26). Mapa de la vergüenza en España: todas las fosas comunes de las víctimas de la Guerra Civil y el franquismo. Recuperado 8 de julio de 2020, de La Sexta Noticias website: https://www.lasexta.com/noticias/nacional/mapa-verguenza-espana-todas-fosas-comunes-victimas-guerra-civil-franquismo_201902265c7553260cf2e60c4243c6c5.html

EPAF, D. del P. y. (2002). Manual para la investigación eficaz ante el hallazgo de fosas con restos humanos en el Perú. Lima, Péru: Defensoría del Pueblo.

Etxeberria, F. (2012). Exhumaciones contemporáneas en España: las fosas comunes de la Guerra Civil. Boletín Galego de Medicina Legal e Forense, 18, 13-28.

Etxeberria, F., & Solé, Q. (2019). Fosas comunes de la Guerra Civil en el sidlo XXi: antecedentes, interdisciplinariedad y legislación. Historia Contemporánea, 60, 401-438.

FAFG. (s. f.). Arqueología Forense. Recuperado 7 de julio de 2020, de Fundación de Antropología Forense de Guatemala website: https://fafg.org/project/arqueologia-forense/

Gassiot, E. (2008). Arqueología de un silencio. Arqueología forense de la Guerra Civil y del Franquismo. Complutum, 19(2), 119-130. Recuperado de https://www.researchgate.net/publication/279686963_Arqueologia_de_un_silencio_Arqueologia_forense_de_la_Guerra_Civil_y_del_Franquismo

Hanson, I., Rizviç, A., & Parsons, T. . (2015). Bosnia and Herzegovina: forensic archaeology in support of national and international organisations undertaking criminal investigations and identifying the missing from 1996 to 2013. En M. W. . Groen, N. Márquez-Grant, & R. . Janaway (Eds.), Forensic Archaeology: A global perspective (pp. 19-32). Oxford, UK: John Wiley & Sons.

Herrasti, L., & Jimenez, J. (2012). Excavación arqueológica de los enterramientos colectivos de la Guerra Civil. Boletín Galelog de Medicina Legal e Forense, 18, 29-45. Recuperado de https://www.academia.edu/1464393/Excavación_arqueológica_de_los_enterramientos_colectivos_de_la_Guerra_Civil

Jácome, C., & Escorcia, L. (2015). Forensic archaeology in Mexico: the intermittent and unfinished application of the forensic archaeological techniques and methods. En M. W. . Groen, N. Márquez-Grant, & R. Janaway (Eds.), Forensic Archaeology: A global perspective (pp. 239-246). Oxford, UK: John Wiley & Sons.

Jasso, C. (2020, enero 20). Con más de 34.000 homicidios, 2019 es oficialmente el año más violento en la historia de México. Recuperado 9 de julio de 2020, de Infobae website: https://www.infobae.com/america/mexico/2020/01/21/con-mas-de-34000-homicidios-2019-es-oficialmente-el-ano-mas-violento-en-la-historia-de-mexico/#:~:text=2019 fue oficialmente el año,este lunes 20 de enero.

Junquera, N. (2020, junio 25). El Gobierno aprobará en julio una partida de fondos para la memoria histórica. Recuperado 8 de julio de 2020, de EL País website: https://elpais.com/espana/2020-06-26/el-gobierno-lanza-una-consulta-publica-para-la-nueva-ley-de-memoria-historica.html

Manzanilla, L., & Barba, L. (1994). La Arqueología. Ciudad de México: Fondo de Cultura Económica.

Moreno, T. (2019, marzo 6). Faltan antropólogos y arqueólogos forenses para búsqueda de personas: Karla Quintana. Recuperado 9 de julio de 2020, de EL Universal website: https://www.eluniversal.com.mx/nacion/sociedad/faltan-antropologos-y-arqueologos-forenses-para-busqueda-de-personas-karla-quintana

Morse, D., Crusoe, H., & Smith, G. (1976). Forensic Archaeology. Journal of forensic Science, 2, 323-332.

Ojea, A. (2017, mayo 16). El gobierno central confirma la existencia de 2.500 fosas comunes en toda España. Recuperado 8 de julio de 2020, de Ser website: https://cadenaser.com/ser/2017/05/16/tribunales/1494928317_862368.html

Pita, A. (2018, noviembre 17). La memoria, última trinchera de la Guerra de Bosnia. Recuperado 9 de julio de 2020, de EL País website: https://elpais.com/internacional/2018/11/07/actualidad/1541612115_961961.html

Periodico Oficial. (2017). Plan Estatal de exhumaciones e identificación forense para el ejercicio 2018. Saltillo: Estado de Coahuila de Zaragoza.

Periodico Oficial (2016). Ley para la localización, recuperación e identificación forense en el Estado de Coahuila de Zaragoza. Saltillo: Gobierno de Coahuila de Zaragoza.

Polo-Cerdá, M., García-Próspert, E., Crespo Alonson, S., I, G., Márquez-Grant, N., García-Rubio, A., … Muñoz Hernández, V. (2018). Protocolo de búsqueda, levantamiento y exhumación de restos humanos. Revista Internacional de Antropología y Odontología Forense, 1(1), 7-24.

Presidencia, M. de la. (2011). Orden PRE/2568/2011, de 26 de septiembre, por la que se publica el Acuerdo del Consejo de Ministros de 23 de septiembre de 2011, por el que se ordena la publicación en el Boletín Oficial del Estado del Protocolo de actuación en exhumaciones de víctimas de. Recuperado de https://www.boe.es/eli/es/o/2011/09/26/pre2568

Skinner, M. (1987). Planning the archaeological recovery of evidence from recent mass graves. Forensic Science International, 34(4), 267-287.

Skinner, M. ., Alempijevic, D., & Djuric-Sjeric, M. (2003). Guidelines for international forensic bio-archaeology monitors of mass grave exhumations. Forensic Science International, 134, 81-92.

Skinner, M. ., & R, L. (1984). Found! Human Remains:A Field Manual for the Recovery of the Recent HumanSkeleton. Burnaby, Canadá: Simon Fraser Archaeology Press.

Solé, Q. (2019). Pervivencia de las fosas comunes de la Guerra Civil española en el siglo XXI. Evidencia cultural, particularidad académica. Historia Contemporánea, 60, 439-475.

Sterenberg, J. (2009). Dealing with the remains of conflict: An international response to crimes againts humanity, forensic recovery, identification and repratiation in the Former Yugoslavia. En S. Blau & D. . Ubelaker (Eds.), Handbook of Forensic Anthropology and Archaeology (pp. 417-425). Walnut Creek, CA: Left Coast Press.

Unidas, A. G. de las N. (2014). Informe del Grupo de Trabajo sobre las Desapariciones Forzadas o Involuntarias: Misión a España. Organización de las Naciones Unidas.

Unidas, N. (2016). Protocolo de Minnesota. Manual sobre la prevención e investigación eficaces de las ejecuciones extralegales, arbitrarias o sumarias.

Ureste, M. (2020, enero 6). FGR en 2020: menos dinero para investigación y servicios forenses; más para Fiscalía Anticorrupción. Recuperado 9 de julio de 2020, de Animal Político website: https://www.animalpolitico.com/2020/01/recortes-fgr-presupuesto-2020/

Vanguardia, R. La. (2020, enero 6). FGR con recortes en áreas clave para 2020: menos dinero para investigación, más para Fiscalía Anticorrupción. Recuperado 9 de julio de 2020, de La Vanguardia website: https://vanguardia.com.mx/articulo/fgr-con-recortes-en-areas-clave-para-2020-menos-dinero-para-investigacion-mas-para-fiscalia

Watch, H. R. (2020, febrero 20). Los desaparecidos de México: El persistence costo de una crisis ignorada. Recuperado 9 de julio de 2020, de Human Rights Watch website: https://www.hrw.org/es/report/2013/02/20/los-desaparecidos-de-mexico/el-persistente-costo-de-una-crisis-ignorada

 Crédito de imagen: Adobe Stock Microgen