Ayúdanos a Compartir

Resumen

En México estamos viviendo una situación de crisis forense en materia de desaparición de personas. A febrero del año 2021, en la versión pública del Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas (RNPDNO), se tienen reportadas más de 83,000 personas que actualmente están siendo buscadas. Empero, la cifra de desaparecidos aumenta conforme el tiempo pasa y los actores encargados de la búsqueda e investigación de personas no pueden reducirla. Aunado a la gravedad de ésta, existen problemas administrativos, de investigación y técnicos que, bajo las prácticas ineficientes por parte de las instituciones, provocaron la existencia de un número creciente de cadáveres y restos humanos de personas sin identificar. Desafortunadamente el panorama crítico no termina ahí; existen cadáveres y restos humanos “identificados” —con nombre y apellido— que no fueron reclamados por sus familiares porque no se agotaron los medios necesarios para localizar a las familias que les buscaban. Lo anterior, provocó que la Comisión Nacional de Búsqueda (CNB) creara una nueva metodología para la búsqueda de personas: la búsqueda generalizada. Así, los archivos y registros de todos los escenarios de búsqueda se convirtieron en fuentes importantes para la búsqueda e investigación de personas reportadas como desaparecidas.

Palabras clave: búsqueda de personas, búsqueda generalizada, archivo de inhumaciones, fosa común.

Abstract

In Mexico we are experiencing a crisis situation regarding the disappearance of persons and the forensic field. In February 2021, the public version of the National Registry of Missing and Uncharted Persons (RNPDNO) registered more than 83,000 people who are currently being searched. However, the number of disappeared increases as time passes and the actors in charge of the search and investigation of the disappeared cannot reduce it. In addition to its seriousness, there are administrative, research and technical problems that, under inefficient practices by the institutions, led to the existence of a growing number of corpses and human remains of unidentified people. Unfortunately, the critical landscape does not end there; There are “identified” corpses and human remains – with names and surnames – that were not claimed by their relatives because the necessary means to locate the families who were looking for them were not exhausted. The situation described prompted the National Search Commission (CNB) to create a new methodology for the search for people: the generalized search. With this achievement, the files and records of all search scenarios became important sources for the search and investigation of persons reported missing.

Keywords: search for people, generalized search, burial file, mass grave.

Situación actual sobre la desaparición de personas

En México vivimos una situación de crisis en materia de desaparición de personas e investigación forense. A febrero del año 2021 en la versión pública del Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas (RNPDNO) (1), se tienen registradas más de 83,000 personas desaparecidas y no localizadas. Aunado a la gravedad de una cifra que constantemente está en aumento, existen problemas administrativos, de investigación y técnicos que, bajo la prácticas ineficientes por parte de las instituciones, provocaron la existencia de un número creciente de cadáveres y restos humanos de personas sin identificar; mismos que están resguardados en anfiteatros, fiscalías, universidades, fosas comunes y otros sitios de destino final determinados por las instituciones reguladoras, incluidos los tráileres (2).

Desafortunadamente el panorama crítico no termina ahí. A partir de una investigación realizada por las autoras, se encontró que, dentro de la fosa común de los panteones, existen cadáveres y restos humanos “identificados” —con nombre y apellido— que nunca fueron reclamados porque las instituciones no agotaron los medios necesarios para localizar a las familias que les buscaban.

A finales de agosto de 2020, la Comisión Nacional de Búsqueda (CNB) creó una nueva metodología para la búsqueda de personas: la búsqueda generalizada. Al respecto, el Protocolo Homologado para la Búsqueda de Personas Desaparecidas y No Localizadas (PHB), describe a la Búsqueda Generalizada como el […] despliegue de acciones tendientes a la recopilación, generación y concentración de información homogénea sobre escenarios de búsqueda, y su cotejo masivo y rutinario con el RNPDNO, o con cualquier otra referencia que permita advertir que alguien que se encuentra allí está siendo buscado” (3).

El mismo PHB define a los escenarios de búsqueda como aquellos lugares en los que se puede encontrar personas desaparecidas o, sus restos. Siendo un ejemplo de escenarios, las fosas comunes (3).

Sobre el archivo de inhumación y su desahogo final: el Módulo de Fosas Comunes

Dentro de la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición cometida por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas (LGD), se presenta por primera vez el Registro Nacional de Fosas (RNF), el cual deberá recopilar toda la información referente a las fosas comunes y fosas clandestinas del país. A su vez, el PHB designa a la CNB como la encargada de alimentar el Módulo de Fosas Comunes (MFC), el cual es parte del Registro Nacional de Fosas Comunes y Fosas Clandestinas (RNFCFC) (3). Ya que las fosas comunes son un escenario de búsqueda de personas, el cotejo de toda la información disponible sobre esta contra el RNPDNO se considera una acción tendiente a la búsqueda generalizada.

Teniendo como referencia el marco anterior, en noviembre del 2019 iniciamos una investigación forense que gestó un proyecto piloto para la búsqueda de personas reportadas como desaparecidas que pudieron haber sido inhumadas en la fosa común. Desde entonces, hemos hecho un análisis de los archivos de inhumaciones y exhumaciones de los panteones, identificando los documentos que los componen y los datos que pueden obtenerse a través de estos. Sin embargo, los papeles por sí mismos no pueden ser cotejados contra una base de datos. Hace falta adoptar mecanismos que permitan el procesamiento de la información que albergan y la conformación de una base de datos final. A continuación, resumimos las etapas del proceso que hemos generado:

  1. Digitalización: Implica transformar el archivo físico a un archivo digital que pueda ser manejable electrónicamente y no se limite a su uso y visualización física. Este proceso incluye establecer lineamientos de almacenamiento de la información que permitan obtener copias fieles de los registros físicos y distribución segura de los mismos.
  2. Captura: Dentro del PHB se mencionan los datos mínimos de interés que deben ser considerados para conformar el MFC y éstos se obtienen de los documentos que componen el archivo.
    1. Autoridad que reporta la inhumación.
    2. Datos del cadáver o resto inhumado, como nombres y apellidos (en caso de contarse), edad y sexo.
    3.  Fechas de inhumación y defunción.
    4. Origen del cuerpo o restos y su localización física en la fosa común.
    5. Folios asignados a los cuerpos o restos por las instituciones que los entregan a la fosa común (como el número de orden de boleta de inhumación, el registro de la institución que solicita inhumación, las carpetas de investigación, entre otros).
  3. Revisión 1: En esta etapa, los capturistas verifican los registros obtenidos de la etapa anterior, y corrigen sus propias entradas en caso de encontrar errores.
  4. Revisión 2: Los revisores, usuarios distintos a los capturistas, se encargan de corregir el producto de la Revisión 1; cotejando los registros contra el archivo digitalizado. De esta etapa se obtiene un nuevo documento previo al MFC.
  5. Carga al Módulo: Implica homologar y sistematizar la información del producto de la Revisión 2 y es el último paso para alimentar el MFC. El Módulo contiene los datos revisados que suponen una copia fiel de los archivos físicos.
  6. Cotejo contra el RNPDNO: Consiste en la última etapa de todo el proceso, realizado periódicamente por la CNB. En este, se hace una confronta de la información contenida en el MFC contra el RNPDNO para obtener posibles coincidencias de personas que están inhumadas en la fosa común y podrían ser las mismas reportadas como desaparecidas.

Limitantes del procesamiento del archivo de inhumaciones

No obstante, aunque el proceso se conforma de diversas etapas y filtros que buscan obtener información útil para el cotejo, son diversos los retos a los que nos enfrentamos. En México no existe una reglamentación a nivel federal sobre los panteones y las fosas comunes. La regulación de estos está a cargo de los gobiernos municipales y muy pocos —si no es que ninguno— establecen lineamientos básicos sobre el registro de información para la inhumación de cadáveres y restos humanos. Aunado a esto, es diverso el estado que guardan los archivos de inhumación y exhumación de los panteones. Comúnmente se encuentran de forma física y muchos de estos han sido descuidados, tirados, incinerados o desechados sin contar con un respaldo digital. Además, las administraciones panteoneras continúan registrando las inhumaciones en medios físicos, ya que no todas cuentan con la infraestructura ni los medios necesarios para desarrollar archivos digitales.

Empero, estos papeles son el recurso inicial y principal de nuestro proyecto; mismos que dan origen a muchas acciones de búsqueda generalizada, de ahí la gran importancia que tienen.

Sabemos que adaptar el procesamiento de los archivos de inhumaciones a nivel nacional es un desafío, pues deben considerarse diversos factores como el lugar de intervención, las condiciones de los panteones, la infraestructura, las fosas comunes, las instituciones involucradas en el proceso de inhumación, entre otros. Sin embargo, la metodología planteada, a pesar de sus limitantes, nos permite establecer parámetros claros que garanticen obtener información útil para la alimentación del MFC y su posterior cotejo contra el RNPDNO. Además, en caso de obtener posibles coincidencias, la utilidad de los archivos de inhumaciones se prolonga al poder proporcionar información para la investigación y búsqueda individualizada de personas desaparecidas.

Bastaba, sólo, con mirar los papeles.

Glosario

Fosa común: espacio físico dentro de los panteones y/o cementerios destinado para la inhumación de cuerpos pertenecientes a personas identificadas no reclamadas, personas no identificadas o a personas cuyos familiares no contaban con recursos suficientes para inhumar en un espacio o fosa de perpetuidad y/o corte.

Inhumación: enterramiento de cadáveres o restos humanos dentro de una fosa, sepulcro, ataúd o directamente en la tierra.

Exhumación: desenterramiento de cadáveres o restos humanos desde una fosa, sepulcro, ataúd o directamente en la tierra.

Referencias

  1. Comisión Nacional de Búsqueda de Personas. Versión Pública RNPDNO  [Internet]. [Consultado el 20 de febrero de 2021]. Disponible en: https://versionpublicarnpdno.segob.gob.mx/Dashboard/Index
  2. Franco D, González F, Tapia F, Gallardo A, Vargas S. Jalisco: La verdad de los ‘tráileres’ de la muerte, Dossier Crisis Forense. [Internet] 2020 [26 de febrero de 2021]. Disponible en  https://www.quintoelab.org/crisis-forense/jalisco-la-verdad-de-los-traileres-de-la-muerte/
  3. Protocolo Homologado para la Búsqueda de Personas Desaparecidas y No Localizadas. Diario Oficial de la Federación, SNBP/002/2020. [06/10/2020]. Disponible en https://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5601905&fecha=06/10/2020
  4. INEGI. Recopilación de Información de los Panteones Públicos en las Zonas Metropolitanas del País. [Internet]. [Consultado el 20 de febrero de 2021]. Disponible en: https://www.inegi.org.mx/programas/ricpzmp/2020/#Documentacion

Crédito de imagen: iStock.com/JosuOzkaritz

Lic. Zacnité Minor Garduño. Científica forense graduada de la Universidad Nacional Autónoma de México. Formó parte del proyecto Fortalecimiento del Estado de Derecho (FED) de la Agencia Alemana Especializada en la Cooperación Internacional (GIZ) en 2020. A lo largo de su trayectoria en la Comisión, desde 2019, ha desarrollado investigación para la búsqueda de personas desaparecidas víctimas del Terrorismo de Estado, también llamado Guerra Sucia; ha generado herramientas de sistematización y análisis de datos para el Módulo de Fosas Comunes y actualmente se enfoca en desplegar acciones de búsqueda generalizada. Correo electrónico: incazi.em@hotmail.com

Lic. Brenda Magali Reyes Montijo: Científica Forense, graduada de la Universidad Nacional Autónoma de México. Ha desempeñado actividades de investigación en la Comisión Nacional de Búsqueda de personas en el ámbito de Guerra Sucia y actualmente en materia de fosas comunes, así como en la sistematización de información para la conformación del Registro Nacional de Fosas Comunes y Fosas Clandestinas. Correo electrónico: magalireyes97@gmail.com

Lic. Guadalupe Yadira Espinosa Alvarez: Científica forense graduada de la Universidad Nacional Autónoma de México. Desde el egreso de la licenciatura, en 2019, ha trabajado en la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas (CNB), utilizando los conocimientos adquiridos durante su formación para apoyar la búsqueda de personas desaparecidas. Durante el 2020 formó parte del proyecto Fortalecimiento del Estado de Derecho de la agencia alemana especializada en la cooperación internacional, GIZ. A lo largo de su trayectoria en la CNB ha realizado investigación documental para la búsqueda en fosas clandestinas, así como búsqueda de personas desaparecidas durante el periodo denominado Guerra Sucia. En la actualidad se encuentra realizando acción de búsqueda generalizada en fosas comunes. Correo electrónico: eay1201@gmail.com