Ayúdanos a Compartir

Resumen: En el estado de Veracruz de Ignacio de la Llave, de agosto de 2021 a enero 2022, se realizó un diagnóstico de la información contenida en los registros de inhumación, en cinco panteones municipales y sus áreas de fosa común. A partir de dichos diagnósticos se conformó el Módulo de Fosas Comunes de Veracruz, una base de datos que congrega la información contenida en los registros de inhumaciones y acervos documentales, respecto al área de Fosa Común de cada panteón. El Módulo representa una oportunidad de aplicar procedimientos de búsqueda generalizada de personas en escenarios como las fosas comunes, poniendo este método al servicio de la búsqueda incansable de las más de 190 mil personas desaparecidas y no localizadas en México.
Palabras clave: Fosa Común, Búsqueda Generalizada, Veracruz, Panteones, Bases de datos, Personas desaparecidas.

Abstract: In the State of Veracruz de Ignacio de la Llave, from August 2021 to January 2022, A diagnosis of the information contained in the burial records from five municipal cemeteries and their common grave areas was made. From those diagnoses, the Common Graves Module of Veracruz was built, this is a database that congregates the info contained in the inhumation records and document collections referring to the common grave areas of each cemetery. The Module represents an opportunity to apply widespread search procedures on scenarios such as common graves, putting this method at the service of the unflagging search of more than 200 thousand missing people in Mexico.
Keywords: Common grave, Widespread search, Veracruz, Cemeteries, databases, missing people.

La fosa común en México

De acuerdo con la versión pública del Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No localizadas [RNPDNO], al 21 de abril de 2022, hay 243,589 reportes de personas desaparecidas y no localizadas, de las cuales 99,229 siguen en la misma condición, mientras que de las 144,360 personas que han sido localizadas, el 6.81% ha sido sin vida (1).

Cuando una persona muere en México y esto abre una Carpeta de Investigación, es posible que la identidad del cadáver se mantenga indeterminada. En esos casos, los sujetos se conocen como personas fallecidas sin identificar (PFsI). Si se identifica, pero no se reclama, se llaman personas identificadas no reclamadas (PFInR). En ambos casos, el cadáver puede ser enviado a una Fosa Común para su inhumación tras concluir los plazos otorgados por las leyes y reglamentaciones competentes (2). Por lo tanto, las fosas comunes representan una oportunidad para implementar la Búsqueda Generalizada [BG] de personas —establecida en el Protocolo Homologado de Búsqueda [PHB]— siendo ésta el “despliegue de acciones tendientes a la recopilación, generación y concentración de información homogénea sobre escenarios de búsqueda, y su cotejo masivo y rutinario con el RNPDNO” o cualquier otra base de datos que contenga información de personas que están siendo buscadas (3).

Sin embargo, hay dificultades para aplicar los procesos de búsqueda masiva en fosas comunes mexicanas, pues estos espacios son administrados por el poder municipal (4,5) bajo condiciones altamente variables, incluso en el mismo municipio, con carencia de pautas y lineamientos básicos.

En Veracruz de Ignacio de la Llave actualmente se reportan más de 5,505 personas desaparecidas y no localizadas en Veracruz (1) y la búsqueda de personas en fosas comunes es prácticamente nula.

Además de la heterogeneidad de condiciones con las que operan los panteones veracruzanos y la dificultad de implementar un procedimiento de BG en dichos espacios, se suma una gestión deficiente de los registros y documentos referentes a la inhumación e incluso los espacios de fosa común. Aun cuando —por propia iniciativa y de acuerdo con su entendimiento— las administraciones elaboran registros de los procedimientos realizados en los panteones, éstos no están sistematizados ni homologados, lo que propicia condiciones de carencia en las que los registros y documentos pueden ser extraviados con facilidad (6).

Sobre la administración del espacio físico de fosa común, también hay faltas y carencias; generalmente no se utilizan señalamientos adecuados que permitan delimitar e identificar los espacios destinados a fosa común, incluyendo aquellos que ya han sido ocupados. En muchas ocasiones, no hay registros y las ubicaciones dependen de la memoria de los sepultureros (6).

En este contexto, se visitaron los espacios físicos de fosas comunes en panteones municipales veracruzanos y se realizó una labor de búsqueda y rescate de documentos referentes a los registros de inhumaciones realizadas en dichos espacios. El proyecto tenía como objetivo implementar una metodología colaborativa basada en BG para dichas fosas comunes, atendiendo a la importancia que tiene la adecuada cooperación interinstitucional para llegar a tales fines. Otro propósito del proyecto fue sembrar las bases y lineamientos mínimos necesarios para una búsqueda generalizada eficaz, teniendo como resultado una base de datos con campos funcionales que pueden servir de guía para proyectos similares, capaces de responder al contexto de cada entidad federativa. El éxito y utilidad de estas bases de datos depende en gran medida de la calidad y cantidad de la información disponible para su conformación, es por esto por lo que, durante la implementación de este proyecto en el estado de Veracruz, fue posible observar la importancia que tiene el resguardo de registros y acervos documentales. Esta recomendable práctica no sólo es relevante para una adecuada conformación de bases de datos, sino que, fomenta buenas prácticas indispensables para la actualización de estas y su utilidad en futuras confrontas, como parte de los procesos de búsqueda generalizada.

La Búsqueda Generalizada como método

De agosto 2021 a enero 2022, se realizó el diagnóstico de las fosas comunes de cinco panteones municipales en Veracruz. Además, se llevó a cabo la captura de los datos que componen tanto al registro de inhumaciones como sus acervos documentales, respecto al área de Fosa Común de cada uno de estos panteones.

Enríquez et al. (6) han reportado la falta de sistematización de registros de inhumación en fosa común, aunado a la carencia de señalizaciones en la mayoría de los sitios de inhumación en las instalaciones de los panteones municipales. Con base en lo anterior, durante las visitas realizadas en el marco de este proyecto, se incluyó el diagnóstico del estado y calidad de las instalaciones, la suficiencia y competencia del personal que en ellas labora y las condiciones físicas de las fosas comunes. Asimismo, se evaluó la calidad de los registros de inhumaciones en fosa común y archivos documentales de cada panteón.

Uno de los pasos que componen el método de BG es el procesamiento de la información resultante de las visitas diagnósticas realizadas. El primer paso dentro de dicho procesamiento consiste en la selección de los registros de interés, que en este caso fueron útiles para conformar el Módulo de Fosas Comunes de Veracruz (MFCV), compatible con el Módulo de Fosas Comunes del Registro Nacional de Fosas Clandestinas y Fosas Comunes.

Durante el análisis de información, suelen observarse diferencias de formatos y tipos documentales —así como del tipo de datos que éstos contienen— entre las administraciones de cada panteón. Por lo tanto, los siguientes pasos dentro del proceso son la homologación, sistematización y revisión de los datos contenidos en los acervos documentales y libros de registro. Una vez que el Módulo fue completado, revisado y corregido, se entregó a las autoridades competentes de la Comisión Nacional de Búsqueda (CNB) quienes se encargan de realizar un cotejo preliminar nominal con el RNPDNO con el fin de detectar posibles coincidencias.

Los retos que enfrenta la Búsqueda Generalizada a partir de acervos documentales

Los datos mínimos que debe contener una base útil en la aplicación de la BG —como el MFCV— se encuentran establecidos en el artículo transitorio quinto del PHB, y consisten en (2):
“La autoridad que reporta la inhumación, nombres y apellidos de las personas a las que pertenecieron los cuerpos identificados no reclamados, o, en su caso, la indicación ‘persona desconocida’, fecha de inhumación, edad, sexo, fecha de defunción, origen del cuerpo o restos, folios asignados a los cuerpos o restos por las instituciones que los entregan a la fosa común, folio del certificado de defunción, folio de la boleta de inhumación,  dependencia del registro civil que la emitió, folio del acta de defunción, localización del cuerpo en la fosa común, y, si se investiga algún delito relacionado con ese cuerpo, folio de la carpeta de investigación o averiguación previa e institución ministerial en la que está radicada”.

En México, dicha información puede encontrarse en resguardo de los panteones municipales, ya que éstos suelen contar con libros de registro —listados que funcionan como bitácoras diarias— de los procesos realizados en el predio del panteón (inhumaciones, exhumaciones, reinhumaciones, entre otros). Además, en algunos casos, cuentan con acervos documentales, los cuales se derivan de los documentos solicitados para tramitar los servicios en los panteones. Normalmente, por cada servicio solicitado y plasmado en el libro de registros, suele existir un expediente en el acervo documental. Los libros de registros y los acervos documentales pueden estar disponibles en formato físico o electrónico, siendo el primero el más frecuente.

Para extraer la información de interés de los registros y acervos documentales referentes a las inhumaciones en fosas comunes, es necesario realizar de manera previa el análisis documental de la información disponible, con el propósito de localizar y verificar los datos útiles. Sin embargo, debido a la heterogeneidad de documentos e información existente, a lo largo de la selección se pueden presentar diversas situaciones que dificultan este proceso:

    1. En algunos panteones sólo es posible acceder a una de las dos fuentes de información:  registros de inhumaciones o acervos documentales. Por lo tanto, la información obtenida es insuficiente e imposibilita la verificación de los datos que componen un mismo registro.
    2. La diversidad de documentos y la información registrada varía entre cementerios, por lo tanto, la cantidad y calidad de la información útil recopilada por los panteones es diversa. Esto dificulta la homologación de los datos y la creación de bases de datos base que tengan en cuenta las particularidades de cada cementerio. Sin embargo, es importante resaltar que existen panteones en Veracruz en donde los registros están organizados y cuentan con información detallada, lo que permite aumentar la cantidad y calidad de los datos.
    3. La calidad de los archivos impacta en la cantidad de registros que se incorporan en el MFCV. Idealmente habría registros de cada inhumación efectuada en cada fosa común, desde inicios de su operación. Sin embargo, la ausencia de registros puede ser causada por la pérdida de información de una administración a otra. Algunos panteones operan bajo el poder municipal, por lo que el cambio de su administración se renueva junto con éste. Por el contrario, es posible que en panteones administrados por otras dependencias los cargos se renuevan con distinta frecuencia.

Las tres situaciones anteriores pueden presentarse de forma aislada o simultánea, algunos ejemplos de lo que se encontró en Veracruz son los siguientes:

a) En uno de los panteones no fue posible acceder al acervo documental porque días anteriores a la visita el panteón sufrió inundaciones, provocando la pérdida de una parte del acervo y que el restante no estuviera en condiciones de consultarse. Como resultado, se trabajó únicamente con los libros de registro. Esta tarea tuvo su propio grado de dificultad ya que, además de no poder verificar la información, ésta era poco legible o insuficiente y resultó en una carencia de elementos para determinar la utilidad de agregarlos al MFCV. Este tipo de casos ejemplifican los escenarios descritos en el punto 1 y 2 de este apartado.

b) Generalmente, en los registros de inhumaciones suelen especificarse la ubicación de los cadáveres inhumados, pero para aquellos que terminan en fosa común, los datos de ubicación no suelen formar parte de la información de sus registros, circunstancia que depende tanto de la administración del panteón como de las instituciones que inhuman dichos cadáveres. En el primero de estos casos, el panteón suele carecer de organización al momento de asignar los espacios para inhumar, reflejándose en los libros de registro con la leyenda “fosa común”. En el segundo de los casos, es frecuente observar que la Fiscalía General del Estado resguarda la información de la ubicación de las fosas dónde ha realizado inhumaciones, restringiendo la intervención de los operadores del panteón, quienes omiten dichos datos en sus registros como consecuencia del desconocimiento de los mismos. Ambas situaciones son ejemplo de lo descrito en el punto 2 de este apartado.

c) En otro de los panteones visitados, la administración no contaba con el archivo correspondiente a un periodo determinado debido a que ocurrió un incendio que consumió los registros de interés de algunos años. Otro de los panteones visitados presentaba una situación similar dado que una parte de su acervo documental se encuentra en resguardo del Registro Civil de la entidad pues en administraciones anteriores esta dependencia se encargó de archivar los documentos correspondientes al trámite de inhumación. Ambas situaciones

Como se puede apreciar, las dificultades que suelen aparecer en el transcurso de la selección, análisis y captura de datos son diversas. Sin embargo, sería un error decir que, por tales circunstancias, los archivos carecen de utilidad; siendo más acertado señalar que, dependiendo de las condiciones específicas de cada registro y acervo documental, se debe implementar un abordaje adecuado que permita extraer la información de interés.

El impacto de la homologación

Considerando lo anterior, el complejo contexto en la que se inserta la conformación de bases de datos útiles para la BG de persona no es causado exclusivamente por la diversidad de escenarios aquí relatados, pero sí impactan la cantidad y calidad de la información relevante para la construcción de dichas bases, que deben incluir campos acordes a lo establecido en el PHB. Esta tarea a la que van ligados diversos retos en la sistematización y homologación de datos requiere de idear estrategias para darles solución durante el proceso de homologación de la información.

Para el caso del MFCV, partiendo de campos generales tales como: fecha de inhumación, nombre, sexo, edad, tipo de restos, folios individualizantes —esto es el número de expediente, boleta de inhumación, folio de acta o certificado de defunción—, datos de alineamiento, carpeta de investigación e institución que inhuma, entre otros; fue necesario hacer adaptaciones a partir del análisis documental que permitiera homologar dichos datos de manera funcional.

Uno de los campos que representó un verdadero reto en la homologación fue el alineamiento. En cada panteón, la nomenclatura varía y aunque en algunos casos se utilizan denominaciones iguales, éstas no corresponden al mismo orden de división o jerarquía. Por ejemplo, para un panteón el sistema puede ser zona-sección-manzana-fosa y en otro puede ser clase-manzana-sección-fosa. Dadas estas circunstancias, fue necesario establecer categorías específicas para cada panteón visitado, con el fin de respetar las nomenclaturas y sistemas utilizados en cada uno.

Por otro lado, es importante señalar que, para seleccionar los registros que conformaron el MFCV fue necesario tener la certeza de que el cadáver no había sido inhumado por familiares. En este sentido, para aquellos casos en los que la única fuente de información fue el libro de registro o el acervo documental se tuvo dificultad para realizar dicha selección ya que, la carencia de información disminuye el grado de certeza y afecta la utilidad del registro en la base de datos.

Otro campo relacionado con la escasez de documentos —que resultó en un desafío durante la homologación— fue el número o folio individualizante de cada expediente pues, ante la diversidad de instituciones, algunos casos no contaban con el tipo documental específico para obtener dicho dato o bien, cuando existía el documento, éste contaba únicamente con datos de otras categorías —ya sea al número consecutivo asignado por la institución, el número de contrato de las fosas o el número de arete asignado por el Servicio Médico Forense—.De esta manera, la homologación de este campo se basó en capturar aquel dato que permitiera lograr la trazabilidad del registro en los documentos disponibles.

En suma, el análisis documental resulta fundamental para la construcción de campos y categorías en las bases de datos. También es importante establecer criterios que permitan obtener datos compatibles con los campos propuestos en el PHB, esto último resulta primordial en aquellos casos donde existen muchas categorías, como en los números individualizantes o el alineamiento.

Además de los registros en formato físico, se mencionó anteriormente que en ocasiones los panteones cuentan con respaldos electrónicos de éstos y de sus acervos documentales. La digitalización de éstos últimos representa una buena práctica que permite asegurar —hasta cierto grado— la información contenida en los documentos frente a desastres como los ya ejemplificados en párrafos anteriores, y que ocasionan la pérdida de dichos acervos.

En el mismo sentido de conservación de la información y facilitando el proceso de captura de datos, resultan útiles todas aquellas versiones electrónicas de los libros de registros de inhumaciones en cada panteón. Sin embargo, fue justamente durante el procesamiento y homologación de la información electrónica, donde se pudieron apreciar con mayor claridad las dificultades que enfrenta la conformación de bases de datos a partir de este tipo de fuentes ya que, al igual que con los registros físicos, el formato y la información que se captura en estas bases depende de cada administración. Consecuentemente existe carencia de homologación de campos y datos, que irremediablemente impacta en la dificultad para construir bases de datos útiles para la confronta con fuentes de datos de personas que están siendo buscadas y el tiempo que lleva dicho proceso.

Es en este contexto en el que el MFCV representa, no solo el resultado de un arduo trabajo de revisión, rescate, análisis, homologación y sistematización de la información, sino que también se constituye como la primera base de inhumaciones en fosas comunes del estado, que atiende los criterios del PHB en materia de BG de personas.

La labor continúa

Considerando los hallazgos en las visitas realizadas es menester señalar que aún hace falta un camino largo en el que deben de realizarse actividad dirigidas a mejorar el proceso e implementación de la BG, en un marco de cooperación institucional —no solo interinstitucional sino también intrainstitucional— ya que hay que recordar que la búsqueda de personas es una labor donde interviene más de una institución y esta condición forma parte de la complejidad que la caracteriza.

Sería importante que los registros relacionados a las inhumaciones en el área de fosa común, se encuentren archivados de forma independiente a los del resto del panteón. Esto resulta particularmente relevante en los panteones donde no existe un área exclusiva de fosa común y es frecuente la inhumación de personas de bajos recursos. Otra tarea que no impacta necesariamente en la conformación de las bases de datos pero que, indudablemente facilita el proceso de archivado y posterior consulta de los registros y acervos, consiste en diferenciar los expedientes de inhumaciones de personas fallecidas no reclamadas de aquellos que corresponden a personas fallecidas no identificadas.

Además de lo anterior, otra buena práctica —como ya se ha mencionado— es la digitalización del acervo documental, así como la conformación de bases electrónicas con los registros de inhumación. La importancia de esta actividad no recae únicamente en lo abordado en párrafos anteriores, sino que, además prevé otras cuestiones como la continua agregación de registros al MFCV o el acceso remoto al acervo y datos de registro de inhumaciones de cada panteón. Este último punto es de suma importancia dado que es fundamental continuar con la alimentación de una base de datos electrónica que sea compatible con el RNPDNO, a fin de continuar los procesos que implican la BG.

La administración de los espacios físicos de fosa común y similares se nombró someramente durante el desarrollo de este artículo. Sin embargo, es importante señalar que, ante tales carencias es necesario delimitar y ubicar las diferentes zonas que componen el predio de los panteones visitados, así como, de las fosas comunes y lotes de interés que han sido ocupados. Dichos señalamientos deben ser de materiales duraderos y deben contener los datos del expediente que se resguarda en el acervo documental. Estas actividades deben realizarse en aras de la restitución de restos de una persona que está siendo buscada y que, por diferentes causas, fue inhumada en las fosas comunes de los panteones municipales.

El resultado de este proyecto tiene el objetivo de funcionar como guía en la implementación de procedimientos de búsqueda generalizada. Es por esto por lo que los campos que conforman el actual MFCV, si bien son los mínimos necesarios no son limitativos ni exclusivos. Más bien, apuestan por el comienzo de una buena práctica enraizada en el resguardo de registros y acervos documentales, así como, en la conformación de una base de datos electrónica que se actualice paulatinamente con los registros de inhumaciones realizadas a futuro en las fosas comunes de los panteones de Veracruz de Ignacio de la Llave.

Glosario

Acervo documental: Compendio del conjunto de documentos necesarios para la realización de una inhumación (o cualquier otro servicio) en el panteón.
Alineamiento: Sistema de ubicación utilizado por el panteón para la localización de fosas. Generalmente se sigue un orden jerárquico de división, es decir, se establece una primera nomenclatura que contiene otra de menor tamaño hasta llegar al espacio del lote o fosa.
Fosa común: Lugar destinado para la inhumación de cadáveres de personas fallecidas no identificadas, personas fallecidas no reclamadas (provenientes de instituciones de asistencia social, centros educativos o de Fiscalía General del Estado) y de personas de bajos recursos con el apoyo económico del municipio. También se entiende por Fosa común a los espacios en los que se inhuman los restos áridos de las personas fallecidas no reclamadas una vez que ha fenecido el plazo legal para continuar en lugares de inhumación de propiedad.
Libro de registros: Bitácora diaria con el listado de los trámites solicitados y realizados en el panteón.
Restitución: Hace referencia a la devolución que se hace a la familia de los restos de una persona, como resultado de las acciones de búsqueda.

Referencias

  1. Comisión Nacional de Búsqueda. Contexto general. México: 2022 [Consultado 2022 feb 21]. Disponible en: https://versionpublicarnpdno.segob.gob.mx/Dashboard/ContextoGenera
  2. Reglamento De Panteones Del Municipio Libre de Veracruz [en línea]. Veracruz: Ayuntamiento de Veracruz; 2015. [21 de febrero 2022] https://tramites.veracruzmunicipio.gob.mx/mejora/portfolio/reglamento-de-panteones-veracruz/
  3. Acuerdo SNBP/002/2020 por el que se aprueba el Protocolo Homologado para la Búsqueda de Personas Desaparecidas y No Localizadas [en línea]. Ciudad de México: 2020 [24 de febrero de 2022]. http://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5601905&fecha=06/10/2020
  4. INCIFO. Ingreso/Egreso de cadáveres [Internet]. Ciudad de México: Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, 2019. [Citado el 24 de febrero de 2022].    Disponible en: https://www.incifocdmx.gob.mx/ingreso_egresocadaveres-2-2/
  5. Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos: Artículo 115 [en línea]. Ciudad de México: Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión; 2021 [24 de febrero de 2022]. https://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/CPEUM.pdf
  6. Enríquez R, Moreno H, Villar S. Apuntes para analizar la situación de las fosas comunes en México. Identificacionhumana.mx [Internet]. 20 de octubre de 2021. [Citado el 17 de febrero de 2022]. Disponible en: https://www.identificacionhumana.mx/apuntes-para-analizar-la-situacion-de-las-fosas-comunes-en-mexico/

Créditos de la imagen: Brenda Magali Reyes Montijo.

Mtra. Brenda Amelia Casasola Espinosa. Es licenciada en Criminalística y Criminología con Maestría en Criminalística egresada del Colegio Libre de Estudios Universitarios y es pasante de la licenciatura de Antropología Física de la Escuela Nacional de Antropología e Historia. Ha colaborado desde el 2020 en el proyecto de Fortalecimiento a las Acciones de Búsqueda Generalizada en Fosas Comunes que brinda apoyo a la Comisión Nacional de Búsqueda haciendo investigación documental y de campo en panteones municipales de la República Mexicana. Correo electrónico: b.amelia.ce@gmail.com

Lic. Brenda Magali Reyes Montijo. Egresada de la Licenciatura en Ciencia Forense por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Ha participado en la Búsqueda Generalizada en Fosas Comunes desde el lanzamiento del proyecto piloto a finales de 2019 en Ciudad de México, así como la aplicación metodológica de este tipo de búsqueda a otros estados de la república mexicana, entre los que recientemente se encuentra Veracruz de Ignacio de la Llave. Correo electrónico: magalireyes97@gmail.com

Lic. Esmeralda Paola Hernández Trejo. Es licenciada en Ciencia Forense por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Desde diciembre de 2020 ha participado en actividades tendientes a la conformación del Módulo de Fosas Comunes, apoyando a la Comisión Nacional de Búsqueda como becaria del programa Jóvenes Construyendo el Futuro. Recientemente, ha colaborado en la investigación documental y diagnóstico de fosas comunes en panteones municipales del Estado de Veracruz.
Correo electrónico: hernandez.esmeraldap@gmail.com

Lic. Viridiana Guzman González. Egresada de la Licenciatura en Ciencia Forense de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Desde el 2020 ha trabajado en el Proyecto de Búsqueda Generalizada en Fosa Común desempeñando actividades para la conformación del Módulo de Fosas Comunes. Correo electrónico: guzman.gonzalez.viridiana27@gmail.com