Resumen

En esta publicación se presentan algunos extractos de la entrevista realizada a César Ortigoza, fundador y miembro del grupo de búsqueda Armadillos: ni un migrante menos. Con más de diez años de experiencia realizando búsquedas de personas migrantes reportadas como desaparecidas en el desierto de Sonora, principalmente en los estados de Arizona y Texas, nos comparte los resultados y retos a los que se enfrentan en los límites fronterizos entre México y Estados Unidos de América.

Abstract

This publication presents some excerpts from the interview with César Ortigoza, founder and member of Armadillos: ni un migrante menos. With more than ten years of experience conducting searches of migrants reported missing in the desert of Sonora, mainly in the states of Arizona and Texas, he shares with us the results and challenges they face in the border between Mexico and the United States of America.

Palabras clave: Desaparición, migración, búsqueda transnacional.

Key words: Disappearance, migration, transitional search.

La frontera entre Estados Unidos de América y México tiene una longitud de 3.141 km (1) y cruza por los territorios de los estados de California, Texas, Nuevo México y Arizona en Estados Unidos de América y, los estados mexicanos de Baja California, Sonora, Tamaulipas, Chihuahua, Coahuila y Nuevo León. Grandes zonas urbanas, desiertos gigantescos con climas extremos, canales de irrigación, ríos, un conjunto de vallas de acero y concreto de aproximadamente 1.213 km , conocido como el muro fronterizo, son parte del paisaje de esta amplía región fronteriza.

En estas condiciones de peligrosidad y debido a una política migratoria que elimina las vías seguras y legales de migración, cada año cientos de personas migrantes arriesgan su integridad física e intentan cruzar la barrera fronteriza que divide a ambos países. De acuerdo con el informe Si no es por pura necesidad. Muertes y desapariciones en trayectos migratorios en Norte y Centroamérica de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM):

Un ejemplo de lo peligroso de esta región fronteriza es el hecho que de 2014 a 2020, casi 3.000 personas perdieron la vida durante su trayecto migratorio; esta es la cifra total más alta documentada por el PMD (Proyecto Migrantes Desaparecidos) en fronteras terrestres de todo el mundo. Casi 2.500 de estas personas perdieron la vida en territorio estadounidense, principalmente en Arizona (1.133) y Texas (1.060), aunque cabe notar que hay una escasez relativa de datos para el lado mexicano de la frontera (2).

Figura 1. Muertes de Migrantes y Estaciones de Agua 1999-2021. Mapa obtenido de la página web Human Borders: https://humaneborders.org/printable-maps-and-posters/

Armadillos, ni un migrante menos: fragmentos de una entrevista.

En el contexto fronterizo entre Estados Unidos de América y México es donde el grupo Armadillos: ni un migrante menos, realiza sus labores de búsqueda y rescate de migrantes reportados como desaparecidos. Armadillos: ni un migrantes menos, es un grupo de búsqueda fundado en el año 2015 por César Ortigoza y su hermano Alejandro. En la actualidad está conformado por aproximadamente 15 voluntarios, entre los que se dividen tareas de búsqueda y recopilación de reportes de desaparición.

De acuerdo con César Ortigoza, una de las principales motivaciones para fundar este grupo fue su experiencia de vida como migrante:

El hecho de ser migrantes y saber lo difícil que es para nuestros hermanos el migrar, los peligros que se tienen que enfrentar y el saber que al igual que nosotros dejamos familia atrás en nuestros diferentes países (…). Al menos en mi caso, yo me vine cuando tenía 15 años y fue muy difícil, me pongo a pensar, en esos años era difícil ya.

Tanto su experiencia personal, el primer acercamiento – hace 11 años – con un grupo de búsqueda y las imágenes de migrantes desaparecidos, generaron en él un gran impacto e interés. Un fin de semana que decidió acudir a un mercado de “chácharas” conoció al primer grupo con el que realizó búsquedas, no pasó ni una semana de este encuentro cuando ya estaba de camino hacia Arizona:

Salí con estas personas, fuimos a dejar muchísima agua a un lugar por donde pasan nuestros hermanos migrantes (…). Era mi primera vez en el desierto, no conocía yo absolutamente nada y sí, sí sentí como entré en pánico por esos 5 minutos que caminé solo (…). Ahora gracias a todo el tiempo trabajando en el desierto se puede decir que hemos aprendido a tener mucho respeto, es muy, muy difícil caminar en el por tantas cosas que pueden pasar, tantos animales que hay, el clima.

El lamentable hecho de que cada año cientos de migrantes fallecen en el desierto de Sonora, principalmente en el estado de Arizona, lo motivó para seguir haciendo estas búsquedas. Una labor que considera muy lamentable, pero muy necesaria. En el año 2015, César Ortigoza y su hermano Alejandro comenzaron a llevar ayuda a los albergues localizados en las ciudades de Tijuana, Mexicali, Nogales y Tecate. Dos años después, entre el 2017 y 2018, comenzaron las búsquedas como Armadillos: ni un migrante menos.

El proceso de búsqueda comienza con la información que los familiares de migrantes les proporcionan a través de su página web, perfil de Facebook y llamadas telefónicas. A partir de esa información se genera un reporte de búsqueda, posteriormente se comunican con los diferentes consulados para comprobar si la persona no fue detenida o encontrada en malas condiciones, verifican la información y diseñan un mapa para comenzar la búsqueda en el desierto.

Algo destacable es que las búsquedas son posibles gracias al apoyo voluntario de los 15 integrantes del grupo, quienes financian con sus propios ingresos estas tareas, renta y compra de equipo:

La mayoría las búsquedas que se han hecho este año fueron con dinero de nuestros propios bolsillos, el apoyo por parte de la comunidad ha sido muy bajo y pues de alguna otra forma tenemos que seguir haciendo este trabajo. No podemos dejar de hacerlo solamente porque no tenemos los fondos, es muy difícil dejar de hacer la labor solo porque no hay fondos, creo que el sacrificio vale la pena.

Para César Ortigoza y sus compañeros de grupo, es lamentable que ellos no se puedan dedicar de tiempo completo a estas actividades, puesto que diariamente reciben reportes de desaparición, pero por sus compromisos laborales solamente el fin de semana pueden viajar al desierto e iniciar la búsqueda:

Cuando vamos nosotros los fines de semana trabajamos alrededor de 15 horas al día. Cuando hacemos búsquedas cortas son de un solo día, alrededor de 15 horas, pero cuando hacemos búsquedas largas son de dos días. La mayoría de las veces comenzamos en un lugar del desierto y salimos en otro lugar completamente diferente. Caminamos unas 15 horas el primer día, acampamos en medio del desierto, casas campañas, sleeping bags y todo eso. Al siguiente día caminamos otras 15 horas para salir en otro lado completamente diferente del desierto, entonces, son alrededor de 30 horas bala las que caminamos en esos dos días, alrededor de 60 kilómetros.

Por otro lado, una situación que César Ortigoza considera como una gran preocupación por parte de él y Armadillos: ni un migrante menos, es la falta de grupos o colectivos que realicen búsquedas en los estados fronterizos de Estados Unidos. Pone como ejemplo, el caso de Texas, donde diariamente reciben alrededor de tres o cuatro reportes de desaparición, explica que:

Cuando pasa esto lo único que podemos hacer es mandar un reporte con las autoridades en Texas y ya nos dicen si se encontró un cuerpo con esas características o no se encontró y es todo, pero aparte ahí ya no nos da ninguna otra información porque no somos familiares directos.

Mientras que en Arizona la situación es distinta, ya que trabajan y cuentan con el apoyo de No More Deaths / No más muertes, una organización humanitaria fundada en el año 2004 y dedicada a promocionar los esfuerzos para poner un fin a las muertes de migrantes en el desierto:

Ellos están basados en Phoenix. Para ellos es muchísimo más fácil que para nosotros salir, es mucho más rápido. Ellos están trabajando casi 24 horas al día, nosotros les mandamos el reporte a ellos y se dan a la tarea de salir cuando ellos tienen la chanza. Los mismos reportes que tienen ellos son los que tenemos nosotros, la mayoría de las veces. La ventaja de ellos es que están en Arizona y pueden salir casi de inmediato a las búsquedas. Nosotros estamos a 8 horas de manejo de Arizona, nosotros estamos en San Diego, California y para nosotros sí es muchísimo más difícil, aparte de nuestro trabajo, salir y comenzar a trabajar.

Respecto a su relación con colectivos y grupos en México, hace aproximadamente 3 años iniciaron con búsquedas binacionales en Tijuana, Tecate, Mexicali, Sonora, Chihuahua y Coahuila. Sin embargo, por la situación de violencia, inseguridad y el encuentro con grupos armados, trabajar en México ha significado grandes retos para ellos, y como para todos los demás colectivos o grupos buscadores:

Hemos aprendido mucho después de salir a México y comenzar a trabajar en la frontera. Nos hemos dado cuenta de que no es fácil y de que siempre tenemos que tener un plan muy bien hecho para salir a hacer búsquedas. En el caso de México no podemos tomarlo a la ligera. Si es muy, muy difícil para nosotros y yo creo que son los mismos problemas por los que tienen que pasar nuestros hermanos y hermanas que están trabajando allá en los diferentes colectivos de México, lamentablemente.

Al preguntarle a César Ortigoza sobre las acciones que les gustaría emprender como grupo en el futuro, menciona que sería de gran ayuda si el gobierno mexicano otorgara permisos migratorios para que las personas que quieren ayudarles pudieran viajar a Estados Unidos, pero dadas las condiciones de la actual política migratoria, él ve muy poco posible que eso suceda. No obstante, reafirma que el grupo Armadillos: ni un migrante menos está dispuesto a salir del país y dar todo el apoyo que se necesite en México, como ya lo han hecho en algunas ocasiones.

A lo largo de 11 años de trabajo tanto en México como en Estados Unidos, han encontrado a 70 personas migrantes reportadas como desaparecidas, 25 de ellas con vida:

Nos llena muy de mucha satisfacción saber que contamos con personas con mucha con mucha dignidad, que sigan caminando a nuestro lado y que gracias a ellos podemos seguir haciendo toda esta gran labor.

En conformidad con el informe Si no es por pura necesidad. Muertes y desapariciones en trayectos migratorios en Norte y Centroamérica, de las personas migrantes fallecidas cuya causa de muerte se conoce, en el 2021 tras al llegar al desierto de Sonora en Arizona o a los matorrales del sur de Texas, aproximadamente 600 migrantes fallecieron a causa de ahogamiento y 377 por las condiciones ambientales severas, falta de un albergue adecuado, comida y agua principalmente (2). Asimismo, el abandono en lugares inhóspitos por parte de organizaciones criminales dedicadas al tráfico de personas, es parte del incremento de las desapariciones y rescates de migrantes. En 2021, 12 mil 854 migrantes fueron recuperados, esta cifra es, más del doble que los 5 mil 335 registrados en 2019 (3).

Desafortunadamente desde inicios del 2022, Armadillos: ni un migrante menos, recibe alrededor de 10 reportes diarios de desaparición. De acuerdo con la información que suministró César Ortigoza, 50% de estos reportes provienen de familias originarias de México, mientras el otro 50% lo componen familias de Guatemala, el Salvador, Honduras, Nicaragua, Brasil y Cuba.

Figura 2. Mapa de peronsajes migrantes desaparecidas en la frontera entre México y Estados Unidos de América, 2022. Tomado de: https://humaneborders.info/app/mapa.asp

A pesar de las duras experiencias que han vivido como grupo y las dificultades a las que se enfrentan en las búsquedas, para Armadillos: ni un migrante menos, es un logro saber que las personas migrantes encontradas, ya sea vivas o tristemente sin vida, regresen a casa:

Nos llena de satisfacción el saber que, gracias al esfuerzo de todo el equipo, que por hacerlo con tanto amor, se puede decir, con tanto amor porque realmente es muy, muy difícil. Entonces se tiene que hacer todo esto con mucho corazón para poder salir adelante todos los días que salimos. El hecho de haber trabajado con todo el corazón, que pudimos encontrar estas personas y pueden regresar a casa con sus seres queridos.

Tanto la información proporcionada por César Ortigoza como la obtenida por medio de HumanBordes, muestran números alarmantes de personas migrantes desaparecidas en la frontera estadounidense. Ahora bien, en México, el Servicio Jesuita a Migrantes México (SJM-México) ha enfatizado que en el caso de las desapariciones de migrantes centroamericanos el 94%  sucedieron en México y únicamente el 6% restante en Estados Unidos. A nivel estatal estas desapariciones fueron reportadas en las entidades federativas de Chiapas (18%), Tamaulipas (6%) , Sonora (12%) y Nuevo León (10%) (4). Por otra parte, es preocupante  que ambos países – México y Estados Unidos de América- no cuenten con un registro fiable sobre la situación de desaparición de personas migrantes al interior de su territorio.

Pese a las dificultades, falta de apoyos económicos e iniciativas para la profesionalización de grupos de búsqueda en el sur de Estados Unidos de América,  Armadillos: ni un migrante menos, ha logrado que casi 100 personas migrantes desaparecidas regresen a sus hogares.

Armadillos: ni un migrante menos, es un grupo de búsqueda de San Diego, California. Desde hace más de diez años han dedicado todo su esfuerzo al rescate y búsqueda de personas migrantes reportadas como desaparecidas.

Agradezco de manera especial a César Ortigoza la confianza y el tiempo para realizar esta entrevista.

Contáctalos a través de sus redes:

https://www.niunmigrantemenos.org/

https://www.facebook.com/ArmadillosNiUnMigranteMenos

https://www.instagram.com/armadillos_niunmigrantemenos/

Información adicional:

Bibliografía

1. Organización Panamericana de la Salud. Salud en las Américas, Edición de 2012: Volumen de países. [Internet]. Organización Panamericana de la Salud; 2012. Disponible en: https://iris.paho.org/handle/10665.2/3272

2. Black J, Viales Mora EG. «Si no es por pura necesidad». Muertes y desapariciones en trayectos migratorios en Norte y Centroamérica. [Internet]. Organización Internacional para las Migraciones (OIM); 2021 p. 26. Disponible en: https://programamesocaribe.iom.int/sites/default/files/si_no_es_por_pura_necesidad._reporte_de_migrantes_desaparecidos.pdf

3. Nochebuena M, Ureste M. Muertes de migrantes en la frontera sur de EU crecen 125% en un año; los riesgos en la zona aumentan. Animal Político [Internet]. 29 de junio de 2022; Disponible en: https://www.animalpolitico.com/2022/06/muertes-migrantes-frontera-sur-eu-riesgos-alza/

4. Servicio Jesuita a Migrantes México (SJM-México). INFORME SOBRE DESAPARICIÓN DE PERSONAS MIGRANTES EN MÉXICO: UNA PERSPECTIVA DESDE EL SERVICIO JESUITA A MIGRANTES-MÉXICO [Internet]. Ciudad de México; 2022 abr p. 54. Disponible en: https://sjmmexico.org/wp-content/uploads/2022/05/InformeDesaparicionMigrantes_SJMMexico_2022.pdf