Ayúdanos a Compartir

Resumen 

El retrato hablado es la técnica forense por medio de la cual se realiza una representación gráfica del rostro de un sospechoso a partir de la descripción verbal de una víctima o testigo. El retrato hablado es ampliamente difundido en diferentes medios de comunicación con el objetivo de que el público general pueda identificar al sospechoso y ayudar a las autoridades en su captura.  Sin embargo, y de acuerdo con la investigación psicológica sobre reconocimiento facial, el nivel de identificación correcta de un retrato hablado es muy bajo. Una de las razones es que la construcción de los retratos hablados no se ajusta a la forma natural en que las personas perciben los rostros. La omisión de estos hechos puede llevar a que el retrato hablado tenga un efecto pernicioso aumentado las identificaciones erróneas de personas inocentes.  

Palabras clave: retrato hablado, rostro, percepción facial, memoria, procesamiento holístico.  

Abstract 

Facial composite is the forensic technique for making a graphic representation of a suspect’s face from the verbal description of a victim or eyewitness. The facial composite is widely disseminated in different media with the aim that the general public can identify the suspect and help the authorities to his/her capture. However, and according to psychological research on facial recognition, the level of correct identification of a facial composite is very low. One reason is that the construction of facial composites does not conform to the natural way people perceive faces. The omission of these facts can lead to the facial composite having a pernicious effect, increasing the misidentification of innocent people.  

Key words: facial composite, faces, facial perception, memory, holistic processing.  

El retrato hablado, técnicamente conocido como retrato compuesto forense, es quizás el más subjetivo de los indicios policiales en la investigación de un delito, pero al mismo tiempo el más difundido. La policía constantemente solicita la ayuda de la población civil para la identificación de un sospechoso publicando en diferentes medios de comunicación un retrato hablado del mismo.  

Los investigadores Hasel y Wells (1) comentan una historia que consideran apócrifa pero que circula en diferentes departamentos de policía en Estados Unidos. La historia refiere un asalto con violencia cometido por un solo ladrón en una tienda de conveniencia de 24 horas. Este asalto fue presenciado por tres personas a quienes la policía interrogó y les solicitó que elaboraran un retrato hablado del agresor con ayuda de artistas forenses. El resultado fueron tres retratos hablados totalmente distintos entre sí. La policía no supo cuál de los tres hacer público así que tomó la decisión de publicar los tres retratos hablados. Varios días después de los hechos, la policía recibió la notificación de un departamento de policía de una ciudad aledaña que decía: “Hemos arrestado a dos de los sospechosos y seguimos el rastro del tercero.” Aunque esto parecería ser cómico, en realidad es una situación dramática que ocurre con relativa frecuencia.  

Por ejemplo, en febrero de 2020, en la Ciudad de México, comenzó a circular en varios medios de comunicación la noticia de una niña, de nombre Fátima, que había sido secuestrada a la salida de su colegio por una mujer. Días después el cuerpo de la niña apareció con huellas de tortura y violación (2). Este caso provocó una gran ola de indignación entre la población debido a los altos índices de feminicidios en México. Las autoridades policiales interrogaron a varias personas que presenciaron los hechos y con su testimonio elaboraron un retrato hablado que fue presentado en diversos noticieros.  

El 18 de febrero, comenzó a circular en redes sociales la noticia de que una joven que viajaba en el metro de la Ciudad de México activó la palanca de emergencia para advertir a las autoridades la presencia de una mujer de la tercera edad que, según esta joven, se parecía mucho a la mujer del retrato hablado. El sistema de transporte quedó suspendido por varios minutos hasta que las autoridades decidieron llevar a ambas mujeres ante la Fiscalía General de Justicia para aclarar los hechos. Las autoridades de esta institución determinaron que la mujer acusada no tenía nada que ver con este caso (3).  

En otra situación similar de este mismo caso, usuarios de redes sociales comenzaron a circular un comparativo de la fotografía de una mujer (a la que identificaron como la tía abuela de Fátima) con el retrato hablado de la sospechosa. De acuerdo con los usuarios, el parecido era asombroso. Debido al constante acoso que estaba recibiendo la mujer decidió dar una entrevista para un medio local al que aseguró que no conocía ni tenía ningún parentesco con la niña secuestrada. Además, exigió a los medios que dejaran de difundir su imagen ya que había recibido amenazas de muerte (4).  

El 19 de febrero, las autoridades anunciaron la detención de los implicados en el secuestro de la niña. Luego de que los medios difundieran la imagen de la presunta secuestradora, los usuarios de redes sociales comenzaron a señalar el poco parecido que existía entre el retrato hablado de la sospechosa y la mujer detenida (5). A tal grado causó revuelo esta situación que las autoridades en una conferencia de prensa admitieron que había algunas diferencias pero que “sí se parecían”. Sin embargo, algunos medios mencionaron que había una diferencia de al menos 10 años entre la mujer del retrato hablado y la mujer detenida acusada del secuestro (6).  

Este caso refleja algo de lo que se sabe desde hace mucho tiempo en la investigación sobre memoria de testigos y retrato hablado: el nivel de identificación de un rostro conocido a partir de un retrato hablado es muy bajo. Algunas investigaciones de laboratorio (7) han reportado que el retrato hablado tiene un nivel de identificación de entre el 5 al 20 %.   

¿Cuál es el problema con el retrato hablado? 

Existen varias razones para estos resultados. La principal de ellas es quizá el desconocimiento por parte de los expertos en arte forense sobre los procesos psicológicos implicados en el reconocimiento facial humano. De manera general, los no expertos en psicología tienden a creer que las personas poseen una gran habilidad para reconocer rostros. Esta idea se ve reforzada por sus propias experiencias al momento de reconocer a un familiar o amigo de entre una multitud de rostros, en fotografías o videos de baja calidad, en condiciones de iluminación muy escasa y entre otras muchas circunstancias.  

Sin embargo, esta capacidad de reconocimiento facial solo se presenta con aquellos rostros con los que nos hemos familiarizados. En el caso de los rostros desconocidos o que hemos observado brevemente esta capacidad se ve muy disminuida. En el contexto de la memoria de los testigos además de la nula familiaridad con el rostro de un agresor se debe añadir la violencia, agresiones o armas que están presentes en la mayoría de actos delictivos. Todos estos factores tienen un efecto negativo sobre el recuerdo de un rostro.  

A pesar de todo esto, poca repercusión ha tenido la investigación básica psicológica sobre percepción facial en la construcción de retratos hablados de sospechosos. Una de las razones muy probablemente sea el hecho de que esta área ha sido dominada ampliamente por especialistas con una formación en arte, comunicación visual o diseño gráfico. La tarea de recrear un rostro siguiendo las instrucciones de una persona parecería ser trivial y sin la necesidad de mayor ciencia. Sin embargo, esto puede ser potencialmente peligroso tomando en consideración que el retrato hablado es utilizado por autoridades policiales como un indicio para ubicar a un sospechoso.  

La organización no gubernamental Innocence Project sugiere que el retrato hablado jugó un papel importante en el 30% de casos de falsas acusaciones que esta organización analizó (8). En este sentido, toda la investigación enfocada en mejorar las técnicas e introducir prácticas basadas en evidencia en la construcción de retratos hablados es fundamental. 

Las bases psicológicas de la percepción facial. 

De manera general, se considera que el rostro se percibe como un todo, es decir, como un solo estímulo perceptual más que una serie de rasgos faciales individuales contiguos. Los investigadores (9) han llamado a esta forma de percibir el rostro como procesamiento holístico. Si bien es posible dirigir nuestra atención a rasgos individuales de un rostro con el que estemos interactuando, como la boca o los ojos, tampoco dejamos de atender a los demás rasgos faciales.  

Una demostración de este procesamiento holístico es el efecto de inversión del rostro (10). En este efecto se muestran las fotografías de dos rostros idénticos excepto por el hecho de que uno de ellos tiene la boca y los ojos invertidos lo que le genera un aspecto grotesco. Sin embargo, cuando estos rostros se muestran invertidos, es decir con la cabeza apuntando hacia abajo, no es posible percibir el aspecto grotesco de uno de ellos. Véase Figura 1. La explicación de este fenómeno indica que observar un rostro invertido interrumpe nuestra capacidad de percibirlo de manera holística o global y debemos analizarlo por rasgos individuales el cual no es un procesamiento muy eficaz para reconocer rostros.  

 

Figura 1. Efecto de inversión del rostro.  Detectar las alteraciones de un rostro es difícil cuando se observa de manera invertida. Sin embargo, cuando se coloca en su posición vertical es posible observar claramente estas alteraciones. La razón de este fenómeno se debe a que hay una interrupción del procesamiento holístico de percepción del rostro cuando éste se encuentra invertido. Tomado de: Little AC, Jones BC, De Bruine LM. The many faces of research on face perception. Philosophical Transactions of The Royal Society B [Internet]. 2011 [citado 27 junio 2022];(1571):1634–1637. 

Otro fenómeno que demuestra la preponderancia del procesamiento holístico es el efecto del todo sobre sus partes (9). En este efecto se le solicita a un grupo de personas que memoricen una serie de rostros para posteriormente pedirles que intenten reconocer un rasgo individual de esos rostros, por ejemplo, una nariz. Esta nariz puede ser mostrada junto con otra que no pertenece a los rostros que memorizaron las personas (i.e. condición de rasgo aislado) o como parte de uno de dos rostros, uno que sí memorizaron y otro que no (i.e. condición de rostro completo).  

Los resultados de este experimento muestran que a las personas se les facilita mucho más reconocer un rasgo facial individual cuando éste está insertado dentro de un rostro completo que cuando se muestra de manera aislada. Véase Figura 2. Esta clase de fenómenos están estrechamente relacionados con la construcción de los retratos hablados y su bajo nivel de identificación. La forma tradicional de construir los retratos hablados sigue una lógica por rasgos en la cual un artista forense le solicita a una víctima o testigo describir los rasgos faciales individuales de un sospechoso.  

Figura 2. Efecto del todo sobre sus partes. Es más fácil reconocer un rasgo facial cuando se presentan en el contexto de un rostro completo que cuando se muestra de manera aislada. En la investigación de Tanaka y Farah (9), se le solicitó a un grupo de participantes que memorizaran una serie de rostros junto con su nombre para luego intentar reconocer un rasgo de ese rostro, como una nariz, en tres condiciones: (a) en rostros intactos; (b) rostros revueltos; o (c) de manera aislada. Sus resultados mostraron que sus participantes fueron mucho mejor reconociendo el rasgo facial cuando estaba inserto en un rostro intacto que de manera aislada. Sin embargo, cuando ese mismo rasgo se presentaba en un rostro con los rasgos revueltos su desempeño fue menor comparado con la condición de rasgo aislado. Tomado de: Tanaka, J, Farah J. Parts and wholes in face recognition. Human Experimental Psychology [Internet]. 1993 [citado 27 junio 2022];(2):225–245. Disponible en: https://doi.org/10.1080/14640749308401045 

Sin embargo, y como se ha mencionado, esta no es la forma natural en la que las personas perciben los rostros. Aunado a todo esto, existe un fenómeno denominado efecto de ensombrecimiento verbal (11). Los investigadores que han estudiado este efecto señalan que la descripción verbal hecha por una persona luego de haber observado brevemente un rostro puede alterar o modificar la imagen mental que se tenga de dicho rostro. Describir un rostro es una tarea complicada para la mayoría de las personas.  

No existen en el lenguaje común las palabras los suficientemente precisas para describir la forma y el tamaño de cada rasgo facial. Por tal motivo, cuando una persona recuerda un rostro y luego intenta describirlo, y de acuerdo con los investigadores, la memoria verbal puede interferir en la memoria visual del rostro “contaminando” o sustituyendo elementos de la imagen original por aquellos que se pueden más o menos describir. Sin embargo, los investigadores concuerdan en señalar que es un efecto pequeño pero significativo en la mayoría de sus investigaciones.  

Una alternativa a esta forma de construir los retratos hablados es iniciar con una serie de rostros completos que cumplan con una descripción mínima dada por una víctima o testigo. A través de las nuevas tecnologías de procesamiento de imágenes e inteligencia artificial es posible “evolucionar” estos rostros siguiendo la memoria visual de las víctimas o testigos. Tal alternativa esta siendo actualmente desarrollada en México (12). Veremos si esta nueva forma es un poco mejor que las anteriores, pero el principio es: menos arte y más ciencia. 

Referencias 

  1. Hassel LE, Wells GL. Catching the Bad Guy: Morphing Composite Faces Helps. Law and Human Behavior [Internet]. 2007 [citado 27 junio 2022];(2):193–207. Disponible en: https://link.springer.com/article/10.1007/s10979-006-9007-2
  2. El secuestro y asesinato de Fátima, una niña de 7 años, conmociona a México. 20 minutos [Internet]. 2020 [citado 27 junio 2022];. Disponible en: https://www.20minutos.es/noticia/4154494/0/secuestro-asesinato-fatima-nina-7-anos-conmocionado-mexico/
  3. Confunden a pasajera del Metro CDMX con secuestradora de Fátima; jalan palanca de emergencia. El Horizonte [Internet]. 2020 [citado 8 enero 2022];:https://www.elhorizonte.mx/nacional/confunden–pasajera–del–metro–cdmx–secuestradora–fatima–jalan–palanca–emergencia/2788741. Disponible en: https://www.elhorizonte.mx/nacional/confunden-pasajera-del-metro-cdmx-secuestradora-fatima-jalan-palanca-emergencia/2788741
  4. Mujer niega ser secuestradora de Fátima en video ‘Dejen de difundir mi foto’. La Verdad [Internet]. 2020 [citado 27 junio 2022];. Disponible en: https://laverdadnoticias.com/crimen/Mujer-niega-ser-secuestradora-de-Fatima-en-video-Dejen-de-difundir-mi-foto-20200219-0086.html
  5. Cuestionan poco parecido entre nueva foto y retrato hablado de Giovana ‘N”, presunta asesina de Fátima. El Heraldo de México [Internet]. 2020 [citado 27 junio 2022];. Disponible en: https://heraldodemexico.com.mx/nacional/2020/2/19/cuestionan-poco-parecido-entre-nueva-foto-retrato-hablado-de-giovana-n-presunta-asesina-de-fatima-153913.html
  6. Las evidentes diferencias entre el retrato hablado y la foto de Gladis Giovana “N”, la sospechosa en el caso de Fátima. Infobae [Internet]. 2020 [citado 27 junio 2022];. Disponible en: https://www.infobae.com/america/mexico/2020/02/19/las-evidentes-diferencias-entre-el-retrato-hablado-y-la-foto-de-gladis-giovana-n-la-sospechosa-en-el-caso-de-fatima/
  7. Zahradnikova B, Duchovicova S, Schreiber P. Generating Facial Composites from Principal Components. The 3rd International Conference on Control, Mechatronics and Automation (ICCMA 2015 [Internet]. 2016 [citado 27 junio 2022];:1–6. Disponible en: https://doi.org/10.1051/matecconf/20164204006
  8. Innocence Project. Why We Should be Skeptical When We Hear: ‘Police Release Sketch of Suspect [Internet]. innocenceproject.org . 2016 [citado 27 junio 2022]. Disponible en: https://innocenceproject.org/why-we-should-be-skeptical-when-we-hear-police-release-sketch-of-suspect/
  9. Tanaka, J, Farah J. Parts and wholes in face recognition. Human Experimental Psychology [Internet]. 1993 [citado 27 junio 2022];(2):225–245. Disponible en: https://doi.org/10.1080/14640749308401045
  10. Boutsent L, Humpreys GW. The effect of inversion on the encoding of normal and “thatcherized” faces. Human Experimental Psychology [Internet]. 2003 [citado 27 de junio 2022];(56):955–975. Disponible en: https://doi.org/10.1080/02724980244000774
  11. Brown C, Lloyd-Jones TJ. Verbal overshadowing of multiple face and car recognition: effects of within- versus across-category verbal descriptions. Applied Cognitive Psychology [Internet]. 2002 [citado 27 junio 2022];(2):183–201. Disponible en: https://doi.org/10.1002/acp.861
  12. Cuevas Remigio LF, Rodríguez Vázquez K, Farrera A, Padilla Renaud S, Palafox Palafox G. La evolución del retrato hablado: del lápiz y el papel a los algoritmos genéticos. . Revista Mexicana De Ciencias Penales [Internet]. 2021 [citado 27 junio 2022];(4):148–173. Disponible en: https://revistaciencias.inacipe.gob.mx/index.php/02/article/view/439

Crédito de la imagen: pixabay